Eduardo Salgado Sánchez

Trabajadores de la primera y segunda Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA) en Acapulco pararon labores para exigir al gobierno estatal un incremento salarial que no se ha dado desde el 2014.

En punto de las ocho de la mañana, las oficinas ubicadas a un costado del río del Camarón fueron cerradas por unos 70 trabajadores, quienes colocaron una manta en el acceso principal, así como pancartas fluorescentes en ventanas.

En declaraciones a Enfoque Diario, el actuario de la segunda JLCyA, Pascual Cortés Hipólito dijo que los alrededor de 140 trabajadores de ambas juntas decidieron irse a paro indefinido, pues desde 2014 no les han incrementado su salario.

“Ya tenemos más de cinco años que seguimos percibiendo el mismo salario de antes y pues como está la situación actual en el país, la realidad es que el dinero no alcanza”, expuso.

Recordó que el mes pasado, realizaron dos protestas donde paraban labores por espacio de una hora y que no hubo respuesta favorable.

Refirió que en la primera protesta no hubo respuesta alguna y que en la segunda, el propio secretario del Trabajo en la entidad, Oscar Rangel Miravete se reunió con ellos y les manifestó que no había la facultad para incrementar los salarios.

En ese sentido, aseguró que si hay facultad para que se den los incrementos salariales, y aseveró “que ha habido personas de ellos” que se le ha incrementado el sueldo, “si hay presupuestos, favoritismo, compadrazgo, si pueden hacerlo”.

Refirió que por dicho paro, diariamente se detendrán alrededor de 50 audiencias en cada una de las 20 secretarías de ambas juntas.

“La verdad que no es nuestro propósito  afectar a la ciudadanía pero ya estamos hartos de que el gobierno sea omiso y no es la primera vez ósea, también carecemos de otras cosas pero lo que necesitamos es el incremento del salario”.

“Por favor gobernador, atienda nuestras peticiones o habrá paro indefinido hasta que haya una respuesta favorable y una disculpa a la sociedad pero es la única forma de que el gobierno nos haga caso”, apuntó.

COMPARTIR