El reglamento exige que todos los sacerdotes denuncien de inmediato abusos sexuales y su encubrimiento. En un año, se espera que todas las diócesis del mundo se doten de un sistema con el que cualquier persona pueda hacer denuncias.

COMPARTIR