Por: Juan José Romero

El delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros negó que se haya entrometido en las decisiones de los diputados para la aprobación del presupuesto de egresos de este año.

En entrevista el funcionario federal dijo que solo se reunió en una sola ocasión con los diputados de la bancada de Morena a quienes detalló sobre la aprobación del presupuesto federal, “de las asignaciones que hubo para Guerrero”, expuso.

Dijo que “hubo más presupuesto del solicitado”, explicando dijo aquellos recursos que serán destinados para programas sociales entre otros rubros.

“Les dimos nuestra opinión en tanto la austeridad, en tanto la transparencia, el combate a la corrupción que son sin duda pilares de lo que se está planteando desde el gobierno federal y la verdad los diputados podrán decir de que hable”, señaló.

Y agregó que “no hay tal, no hay ninguna intervención, no se está haciendo negociaciones en lo obscurito, nada de eso, lo que tenemos es obviamente es una reunión que tuvimos con el grupo parlamentario en torno a informar lo que se aprobó desde la federación para Guerrero”, apuntó.

En torno a la “asesoría” que bridará el ex secretario de Finanzas, Carlos Álvarez Reyes a los diputados “no es extraño” que busquen asesorías profesionales, “es más lo que planteamos es que debe haber una profesionalización de estos trabajos en el congreso del estado y debería haber como en el caso de la federación, un Centro de Estudios de Finanzas Públicas”, que plantearon al inicio de la legislatura, dijo.

Reveló que acudió a esa reunión a invitación del grupo parlamentario de Morena, para hablar de las asignaciones presupuestales aprobadas desde el congreso federal.

Negó que se haya dado algún asesoramiento, para los diputados pues se trató, dijo de información relativa a lo aprobado en el presupuesto federal.

Cuestionado sobre el proceso de entrega-recepción de las delegaciones federales, Sandoval Ballesteros dijo que no habrá despidos sino que solo se trata de recisión de contratos sin otorgar detalles que habrá renovación de los mismos para los trabajadores que este por concluir su relación laboral con las dependencia federales.

 

“Estamos en un proceso de recepción, hay 62 oficias entre delegaciones, representaciones del gobierno federal, y vamos a recibir todas esas oficinas y habremos de hacer ese balance posteriormente”, indicó.

Insistió que no habrán de despedir a nadie, y adelanto una “reingeniería” de todas las dependencias federales definiendo en cada una de ellas posteriormente, “no hay despidos, lo que hay es terminación de contratos”.

Comentó que de acuerdo a la ley, son 180 días para realizar el análisis correspondiente y valorar si se renuevan los contratos que están por fenecer, aunque consideró que dicho análisis lo concluyan para el caso de Guerrero antes de ese plazo de tiempo.

COMPARTIR