Por José Luis Rodríguez Alcaraz

 

En el puerto de Acapulco se ha venido presentando un problema desde hace mucho tiempo en el alumbrado público de la playa Tamarindo, una de las mas visitadas por turistas y porteños, misma que continúa en la penumbra.

A consecuencia de esto, la gente que acude al lugar para divertirse ocupa los inmuebles de playa como sanitarios​ públicos, mientras que los visitantes que acuden con sus familias evitan no caminar por el lugar oscuro tal vez para no ser víctima de algún ilícito.

La iluminación en la franja de arena de la bahía es primordial por motivos de seguridad y de visibilidad adecuada para el normal desarrollo de las actividades turísticas.

Durante un recorrido realizado en la noche se pudo constatar este grave problema de iluminación en playa Papagayo conocida como los viejitos; asimismo se encontraba un poste de alumbrado público tirado sobre la banqueta de la avenida costera Miguel Alemán y que causa una mala imagen, además de que puede provocar algún accidente con un peatón.

La iluminación de una ciudad no sólo hace a la calidad de vida de sus ciudadanos, si no también es un tema que tiene que ver con la seguridad.

En cuanto al alumbrado en esta zona de playa y otras más, las autoridades deberían brindar servicios públicos de calidad, eficientes y oportunos, así como tecnologías que brinden iluminación eficiente.

COMPARTIR