El Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente presentó un informe en el cual señala que un aumento de temperatura de entre tres y cinco grados centígrados en el Ártico para 2050 será inevitable, una situación que “devastará” la región y elevará el nivel de los océanos en todo el mundo. Bjorn Alfthan, coautora del texto, señaló que “muchos de estos cambios que se producen en el Ártico son irreversibles”.
COMPARTIR