Juan José Romero

 

Chilpancingo, 22 de mayo del 2018.- “No es con diálogos ni con pactos como se terminará la violencia en Guerrero”, afirmó el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero al referirse a las aseveraciones del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

 

El domingo, el prelado católico reveló que algunos “candidatos”  le pidieron siga dialogando con los grupos delictivos para poder realizar campaña electoral sin problemas, y agregó que con los “señores de aquellas tierras” de la zona de Tierra Caliente ha dialogado un poco.

 

En este sentido, el funcionario estatal dijo que la postura de las autoridades es que no es a través de pactos como se resolverá la problemática de violencia e inseguridad.

 

“Es reconocible, se le respeta totalmente la actuación del obispo y se le respeta totalmente, pero tenemos fundadas razones para establecer que no es a través de los diálogos, ni a través de los pactos como se va a resolver el tema de la violencia que vive el estado”, explicó.

 

Dijo que la afirmación del jerarca católico en el sentido es inexacta, en sentido de que los candidatos son quienes le pidieron siga hablando con los grupos delincuenciales, porque el Grupo de Coordinación Guerrero ha establecido un diálogo permanente con las dirigencias de los partidos así como con los candidatos.

 

Sin embargo, no descartó que algunos candidatos por la confianza con el prelado católico, se hayan acercado, lo cual dijo es “totalmente respetable”, pero la posición de las autoridades que integran el GCG, es la misma, es decir, no a los pactos ni al diálogo con los delincuentes.

 

Álvarez Heredia calificó de respetables las declaraciones del líder eclesiástico, pero insistió que no es como lo plantea la forma en que se resolverán los problemas de violencia e inseguridad en la entidad.

 

“Lo que se tiene que hacer es seguir trabajando en unidad y coordinación con todas las instituciones para poder ubicar a los delincuentes y ponerlos a disposición de los jueces, esa es la mejor forma de resolver el problema de la violencia en Guerrero es terminando con la impunidad”, sostuvo.

 

Agregó que a través de los pactos, se corre el riesgo de que la impunidad continúe y crezca, “ese es el riesgo de los pactos y de los diálogos”.

COMPARTIR