Puestos sobre la costera Miguel Alemán, y los inspectores de Vía Pública se hacen de la vista gorda.

COMPARTIR