Ernesto Rivera Rodríguez

La frase de “Méndez” no tiene desperdicio, ante la respuesta del secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, cuando calificó de “tremendistas” las declaraciones de la presidenta del Gremio Nacional de Abogados de Estados Unidos de América, Natasha Lycia Ora Bannan, quien señaló que en Guerrero hay un narco estado, pues no se distingue dónde termina la autoridad y donde comienza el crimen organizado.

“… tremendismo es no actuar para contrarrestar esa mala imagen”, afirma la figura de Méndez en su cartón (El Sur), ante las declaraciones de Salazar Adame, quien enlista a modo de descargo, las buenas intenciones que ha tenido el gobierno de Héctor Astudillo Flores, para combatir a la delincuencia organizada según él, quien aseguró que lo expresado por la abogada son lamentables y carecen de fundamento, quien lo puntualizó en la audiencia, realizada en Chilpancingo sobre, masacres y ejecuciones extra judiciales en la impunidad como parte del Tribunal Internacional de Conciencia, quien señaló que en Guerrero “son las mismas historias, no hay ningún avance sino al contrario donde se percibe mucho más complicidad del estado, donde ya no se distingue dónde termina el Estado y dónde comienza el crimen organizado”.

Como el viejo “Santiago” el principal personaje de “El Viejo y el Mar” Florencio se ha convertido en el hombre, en el político como secretario general de Gobierno, que lucha contra no únicamente la delincuencia organizada a la que sin mencionarla  supuestamente se refiere la abogada, sino también a otros grupos que desde las sombras buscan silenciosamente imponerse contra las instituciones, contra el gobierno de Héctor Astudillo Flores, quienes día a día arremeten con todo lo que tienen para someter sus nefastas fuerzas e intereses  a una batalla que están lejos de ganar, de ahí que la lucha no límites, sí las fuerzas del estado y de la sociedad contra el crimen organizado parecieran confundirse lo es porque la violencia ha sido desatada de manera inusitada a la que las fuerzas e instituciones del estado contienen permanentemente aunque pareciera lo contrario, que la reducida visión de la abogada está muy lejos de entender y conocer, una visión unilateral, la del pez amarrado a la lancha expuesto a la violencia, la lucha del Viejo y el Mar, es la lucha del gobierno de Guerrero, y está no es una metáfora contra fuerzas extremas, oscuras, se tiene la fuerza de la vigencia de las instituciones del estado, y del federalismo hoy también amenazado por otros tiburones hambrientos de poder, por el poder mismo.

COMPARTIR