Por Julio Zenón Flores Salgado 

Mientras esperaba poder cruzar la avenida Niños Héroes, en la intersección con la avenida Durango, para meterme a una tienda de conveniencia, una mujer le dijo a un niño que me tomara de la mano. 

Cuando el pequeño tomó tiernamente mis dedos, vi que cargaba otro pequeño en brazos. 

-Por favor no se vaya. Ese hombre creo que nos viene siguiendo.-Me dijo. 

El señalado desvió la mirada cuando me le quedé viendo, sin sacar las manos de los bolsillos y se detuvo. Luego se enfiló hacia la Baja California, mientras la mujer, sus niños y yo cruzamos la avenida y esperamos algunos minutos. 

Ella agradeció y se fue, por la Durango, con rumbo a la iglesia San Cristóbal. 

II 

Mientras los partidos políticos, el Fiscal General de la República y las activistas del feminismo en México se enzarzan en una fuerte discusión en torno a la importancia del término “feminicidio”, en el código penal, nadie ha explicado, siquiera someramente, por qué la colonia Progreso, en la zona más céntrica de Acapulco, se convirtió en una trampa mortal para mujeres durante 2019. 

 

Para las autoridades de seguridad el año pasado ocurrieron en Guerrero sólo 16 feminicidios, uno menos que el año anterior, pero los registros periodísticos dan cuenta de una extraña secuencia de asesinatos de mujeres, en la colonia mencionada. 

 

Mientras tanto, el 13 de Mayo, el cadáver de una mujer fue hallado al parecer quemado y en estado de descomposición, en el interior de su domicilio, por la noche, al filo de las 23:45 horas, dieron con el cadáver que estaba en un tercer piso de un edificio localizado en la calle Alvarado y esquina con la avenida Niños Héroes de la colonia Progreso. 

 

El suceso ocurrió luego de que seis días atrás, el 7 de Mayo una mujer de 17 años, Concepción N, estudiante y trabajadora, que se encontraba en un puesto de hamburguesas, fuera asesinada a tiros en el Infonavit Alta Progreso. 

 

El reporte indica que, minutos antes de la medianoche de ese lunes, en la avenida Paseo de la Cañada esquina con la calle Salmón, dentro de un negocio de venta de hamburguesas de nombre “Chica Bonita”, se habían escuchado detonaciones de arma de fuego. 

 

La adolescente se encontraba en un puesto de hamburguesas, cuando llegaron dos hombres en un taxi azul con blanco tipo Sedan, y se sentaron en una mesa y uno de ellos le disparó a en el rostro. 

 

La joven mujer quedó tendida boca arriba a un costado de la parrilla, con lesiones en la frente; vestía una playera blanca y bermuda de mezclilla azul. 

 

Otro caso que los habitantes de la colonia Progreso no olvidan es el ocurrido el 1 de febrero ya que durante la mañana de ese jueves, un grupo armado acribilló a una mujer comerciante. 

 

El lamentable suceso ocurrió alrededor de las 9:00 horas sobre la avenida Cuauhtémoc esquina con Cerrada de Vallarta, de la colonia Progreso de Acapulco, en donde se encontraba una mujer laborando en un comercio semifijo de venta de frutas. 

 

También de memoria trágica es el 15 de junio de 2019, cuando dos mujeres fueron asesinadas durante esa madrugada en Infonavit Alta Progreso. 

 

Una de ellas fue identificada como Rebeca Yamileth ‘N’, de 20 años, estudiante de Psicología de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) y directora del ballet folclórico Aketzali.

 

Apenas una semana antes, el 7 de junio, una mujercita de apenas 8 años de edad, portando aún su uniforme escolar, fue asesinada por hombres armados que entraron a su departamento ubicado en la Etapa 2 del Infonavit Alta Progreso; en esa ocasión una mujer adulta, Pamela, al parecer abuela de la niña asesinada, también quedó herida en el lugar. 

 

En realidad, se trató de un ataque a una familia conformada por un padre, la madre y una pequeña de 8 años, quien fue encontrada con su uniforme escolar. 

 

La pequeña fue encontrada junto al padre, quien portaba un arma calibre .380 milímetros. Ambos fueron hallados sobre la cama de una de las recámaras del departamento 

 

El 15 de agosto, una joven vendedora de flores, de apenas 17 años, identificada como “Ana”, fue hallada asesinada y maniatada en la colonia Progreso, en los límites con la colonia Florida. 

 

Las autoridades informaron que en la declaración ministerial, se indicó que la joven era estudiante de preparatoria y vivía en la colonia Primero de Mayo, de donde salió por la mañana para ir a trabajar. 

 

El hallazgo fue reportado pasada las siete de la noche de ese miércoles en la calle Tenancingo, en dicho asentamiento, a unos 100 metros de la primaria Lázaro Cárdenas. 

 

Los agentes policíacos la localizaron tendida boca arriba con disparos en la cabeza y amarrada de pies y manos, vestida con un short de mezclilla, playera verde y huaraches. 

 

Ese asesinato tuvo una macabra coincidencia con un asesinato ocurrido un año antes, precisamente en esa misma fecha y en la misma colonia: el 15 de agosto pero de 2018, en las inmediaciones de la Progreso, por la calle Campeche, una mujer fue tiroteada y murió en el lugar. Tenía alrededor de 25 años de edad. 

 

Fue a las ocho de la mañana cuando las autoridades recibieron la información del hecho violento. 

 

Una semana antes, otra mujer asesinada fue hallada en el interior de un taxi en la misma colonia Progreso. 

 

El 7 de agosto le quitaron la vida al parecer por arma blanca y fue encontrada esa tarde en el interior de un taxi, en la calle Nuevo León y la avenida Niños Héroes. 

 

Los registros indican que fue alrededor de las 15:00 horas que las autoridades fueron alertadas mediante una llamada anónima hecha al número de emergencias 911 y al investigar la encontraron en el interior de un taxi blanco con azul con placas de circulación A11 9FFF y número económico 4724, quién tenía aproximadamente 30 años de edad. 

 

En tanto que el 9 de marzo de 2018, una mujer, de nombre Ellorgina N., de 46 años de edad, quien era empleada del bar “María Bonita”, ubicado sobre avenida Ejido”, fue asesinada a puñaladas dentro de un departamento de la Quinta Etapa del Infonavit en la colonia Alta Progreso. 

 

En el 2018, el 14 de octubre, Acapulco se conmocionó con el asesinato de la médico de apellidos Valenzo Pérez, fue asesinada con disparos, cuando manejaba su camioneta en la colonia Progreso, de Acapulco. 

 

“Se sabe que varios individuos dispararon contra la camioneta en la que iba la doctora, pero no se sabe cuáles fueron los motivos”, dijo Roberto Álvarez, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero. 

 

Valenzo Pérez, tenía 58 años de edad, laboraba en una clínica del IMSS en Acapulco y en el Instituto de Oftalmología de la Secretaría de Salud de Guerrero; sus familiares y compañeros de trabajo realizaron diversas acciones de protesta. 

 

III 

 

La colonia Progreso, es una de las zonas de Acapulco donde decenas de comercios y otro tipo de empresas pequeñas y medianas han cerrado y la actividad nocturna, que le daba vida a la colonia, aledaña al centro de la ciudad y a la avenida Cuauhtémoc, la segunda avenida comercial en importancia de la ciudad, prácticamente desapareció. 

 

Aquí era tradicional el mantener las puertas de las casas abiertas por las tardes y que las señoras se sentaran a tomar el fresco a la sombra de los almendros, en las aceras y por las noches sacaran sus mesas, las cubrieran con un mantel de plástico y vendieran viandas para cenar. 

 

Eso prácticamente ha desaparecido y otro tipo de negocio a cobrado vida: el servicio a domicilio de alimentos y medicinas. 

 

Sólo Doña Vale y Don Simo, así como los Tarascos y Tacos del Chef, emblemáticos, persisten en su actividad nocturna, con lleno casi total cada noche. Las gorditas Paradas, de Michoacán, en la esquina de Niños Héroes y Durango, se esfuerzan por mantenerse en servicio, pese a que su clientela ha disminuido considerablemente. 

 

IV 

 

Pese a los sucesos violentos contra las mujeres, tanto en 2018, como en 2019, no se sabe que se haya puesto en marcha algún programa especial de seguridad, tales como los taxis rosas, que existen en otros lados, una mayor iluminación o el incremento de rondines policiacos. 

 

De hecho, fuera de las principales avenidas que la atraviesan, el resto de calles, callejones y andadores, parecen cuevas de lobo. 

 

Por su ubicación y por sus espacios y vialidades, La Progreso, sería el lugar ideal para poner en marcha acciones integrales tanto de seguridad, como de concientización, culturización y deporte, ya que existen diversas organizaciones sociales y espacios públicos, que hasta ahora lucen abandonados, pero que pudieran servir para lanzar algún plan piloto de protección, en especial a las mujeres. 

 

¿Qué estarán esperando las autoridades de los tres niveles de gobierno, para actuar? 

 

xxx 

www.facebook.com/trasfondoinformativo, Escríbenos a zenon71@hotmail y suscríbete en el canal de youtube trasfondo informativo

COMPARTIR