AL volante

Enrique Silva

La intención de desaparecer al FONDEN y otros fideicomisos tuvo reacción inmediata en contra y no era para menos ya que en el caso del Fondo nacional de desastres naturales, resulta absurdo e irresponsable siquiera pensar en desaparecerlo ya que en nuestro país cuando no tiembla, hay huracanes o fuertes lluvias  que a su paso ocasionan daños a la infraestructura urbana y se requieren recursos inmediatos para restablecerla y si bien es cierto que es imperiosamente necesario acabar con la corrupción en el manejo de los recursos para tal fin y evitar que como en el,pasado abusivos se enriquezcan a costa de la desgracia, eso no quiere decir que forzosamente se desaparezca un programa de gobierno tan necesario en momentos de apremio.

 

 Un argumento que se puede considerar válido ante la ocurrencia es que se requieren recursos para atender las necesidades de la población con la llegada del CORONAVIRUS y sus consecuencias, principalmente de salud y económicas, pero ¿no hubiera sido mejor proponer echar mano de recursos destinados a otros proyectos no prioritarios como el tren maya e incluso hasta el controvertido aeropuerto? Otro argumento que resulta chistoso es el de “acabar con la opacidad, discrecionalidad y nula rendición de cuentas” que argumentó la Diputada que propuso la desaparición, cuando curiosamente ella y su esposo han vivido en medio del escándalo y la corrupción desde hace  muchos años, han sido beneficiados de programas de reconstrucción e invasión de viviendas liderando damnificados, ambulantes, franeleros y taxis piratas, estuvo involucrada con otros en el escándalo de la famosa leche “Bety” contaminada o los permisos irregulares en la discoteca “lobo-hombo” que se incendió en la CDMEX, las luchas encarnizadas en el PRD y hasta el famoso escándalo de las ligas al recibir millonarias cantidades de un empresario argentino, más recientemente involucrada en el caso de la ex de Sedesol federal donde el juez es sobrino de la hoy  exigente de transparencia y alto a la corrupción.

 

 La corrupción debe acabarse de tajo, castigar lo ocurrido en el pasado si dentro de la ley está, pero evitar que en el presente o futuro se repitan esas acciones, por que además resulta curioso que no se dé cuenta quien hoy hace tales propuestas que al querer desaparecer programas tan importantes como el FONDEN implícitamente muestra desconfianza en los actuales funcionarios, sobre todo ahora que en cada entidad hay un delegado federal que es quien maneja los recursos federales en las entidades precisamente para que no haya tentaciones en Gobernadores, es decir que ¿al acusar corrupción es por que teme a sus propios compañeros o del gobierno con el que llegó nuevamente a las esferas del poder? bien dicen que quien habla mucho de un tema es por que lo domina ¡y de corrupción de que sabe…sabe!

COMPARTIR