Este 5 de enero se llevaron a cabo nuevas protestas en Budapest contra la reforma laboral del primer ministro húngaro Viktor Orban. La legislación eleva de 250 a 400 el número de horas extra anuales, por lo que los empleados tendrían que trabajar hasta seis días a la semana.
COMPARTIR