Estudiantes en todo el mundo no han acudido a clases para protestar en contra del cambio climático y exigirle a los políticos que apliquen las medidas necesarias para frenarlo.

COMPARTIR