Eduardo Salgado Sánchez

Es una gran mentira y es una noticia vieja que Acapulco era la segunda ciudad más violenta del mundo, defendió la alcaldesa Adela Román Ocampo ante lo señalado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

En declaraciones a reporteros tras un evento realizado en Mundo Imperial, la munícipe afirmó que los delitos han ido a la baja, situado en el cuarto y sexto lugar en homicidios y violencia,  de acuerdo a la estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Al igual que el gobernador Héctor Astudillo, rechazó tajantemente la información que dio la vuelta al país y al mundo, a escasas semanas de la realización del Tianguis Turístico 2019.

Inclusive, la alcaldesa expresó que diariamente, el Grupo de Coordinación Territorial para la Construcción de la Paz hace llegar a la Secretaria de Gobernación el reporte de las incidencias delictivas de las últimas horas y que por ello, recientemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en Guerrero y particularmente Acapulco, hubo una disminución de delito.

“Es una noticia vieja, tratan de contradecir al presidente de la república que tiene los datos duros. Estamos en ese sexto lugar aún con esa violencia que se da en los grupos delincuenciales, estamos en este nivel”, subrayó.

No obstante, reconoció que otros delitos como robo de vehículos, a casa habitación y negocios, pero enfatizó que la coordinación que prevalece con el gobierno federal y estatal ha propiciado detenciones, como las tres que se dieron tras un asalto a una tienda departamental que se dio en plena costera Miguel Alemán.

“Se está trabajando; todos los días hay detenciones,  gente que es hallada con armas de fuego, cuchillos, están siendo detenidos y puestos a disposición, hay un buen trabajo de coordinación”, indicó.

Consideró que hay una mala intención de querer dañar la imagen de Acapulco y por ello, “la desacreditación hacia el puerto”.

Por último, informó que se dará una conferencia de prensa con el grupo de Coordinación para a la Construcción de la Paz por Acapulco, con la finalidad de explicar la reducción de los índices delictivos, pues puntualizó que una cosa es percepción y otra, la realidad.

COMPARTIR