Algunos restauranteros se aprevienen colocando costales en sus locales por el fuerte oleaje.

COMPARTIR