Frida Alvarado

El Presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas en Acapulco (AHETA) José Luis Smithers lamentó el retroceso al color naranja el semáforo epidemiológico en Guerrero y pidió a las autoridades coordinarse para ser firmes en las sanciones a los establecimientos que no cumplan con las medidas sanitarias.

En declaraciones, el empresario aseguró que al menos los hoteles que albergan su agrupación y la mayoría de los restauranteros han cumplido con todos los protocolos de salud, sin embargo, falta la cooperación de la población y “mano firme” con los establecimientos, principalmente los giros rojos.

En ese sentido, dijo que desconoce si hay corrupción o “mordidas” con algunos centros nocturnos como los bares.

 “Necesitamos mano firme de las autoridades, toques de queda, multas, levantar a la gente…No quiero meterme en problemas por los bares, pero las imágenes hablan por sí mismas, pero aquí no es el bar… es la autoridad que tiene que llegar y ser enérgica, decirle- no se puede, respeten- No sé si haya corrupción, mordida, no lo sé”, abundó. 

Agregó que el sector hotelero está molesto por la irresponsabilidad de que “por unos cuantos paguemos todos” y lamentó que la situación pueda generar bajas en los trabajadores.

El hotelero mencionó que este regreso al color naranja afecta principalmente a la base trabajadora porque es la gente que lleva el pan a sus casas.

Ante ello, puntualizó que los hoteles no están ganando, sino apenas y están dejando de perder, por lo que hizo un llamado a toda la ciudadanía a ser responsables y no relajar las medidas de salud.

Finalmente dijo que “si regresamos al color rojo…se acaba la fiesta señores, la económica se colapsa y Acapulco se va para abajo”.

COMPARTIR