El Parlamento de Macedonia aprobó la enmienda constitucional para que cambie el nombre del país, como lo acordó con Grecia. La resolución cierra una disputa que duró 27 años.

COMPARTIR