Por: Fernando Hinterholzer Diestel

 

Ya se cumplieron los primeros cien días del régimen de la 4ª transformación, y los claroscuros del gobierno de AMLO acechan en cada decisión que toma el equipo de gobierno por instrucciones de su primer mandatario.

La ruta para desmantelar la función pública que tomo décadas forjarse al amparo de los gobiernos del PRIAN, ahora llamados conservadores o “fifis”, han marcado la ruta de esta administración y hasta ahora lo más visible es el aumento de la polarización social entre los seguidores del Sr. presidente y la sociedad en general, incluida la civil agraviada por los dichos sin sustento y descontextualizados del Gran Tlatoani.

A muchos mexicanos que han tenido la oportunidad de colaborar en las estructuras gubernamentales y que conocen que gobernar y aplicar las políticas públicas no una tarea sencilla, que no deja a todos los segmentos de la población satisfechos, y que inevitablemente se tendrá que evaluar los resultados de esas acciones de gobierno como lo mandatan las leyes, les resulta   más sencillo entender que la ruta de los gobiernos que inician su gestión no es fácil y conlleva muchos traspies muchas veces por la falta de experiencia y otras por las condiciones políticas, económicas y sociales del momento en que son implementadas, por lo que la administración lopezobradorista está expuesta a todas estas variables mencionadas.

Aunado a lo anterior, el gobierno federal cuenta con muchas “mentes ocurrentes”, en mi tierra chiapaneca les dicen de otra manera, que desde sus trincheras proponen barrabasadas que terminan costándole al país, devaluaciones de la moneda, o perdidas de confianza de los inversionistas internacionales, tales como el querer controlar a las empresas calificadoras internacionales, que devaluó el peso hace unos días; o el querer eliminar de un plumazo las comisiones bancarias, exentar del pago adeudos de la población a la CFE por más de 25 años, o atentar contra los organismos autónomos, entre otras muchas “grandes ideas” planteadas por los “apóstoles de la democracia” de la 4ª Transformación, habrá que ver el balance que ofrece el gobierno de López Obrador de estos primeros cien días y los resultados reales que la sociedad en su conjunto evalué por su cuenta para tener una matriz de resultados más apegada a la realidad en que vivimos.

El gobierno federal ayuda con recursos en efectivo a la población más vulnerable sin embargo con sus acciones de estos primeros tres meses, ha desprotegido y vulnerado en sus derechos a las mujeres. Hace unos días conmemoro el Día Internacional de la Mujer, que en opinión de muchas activistas  feministas fue “una oportunidad para recordar la lucha que miles de hombres y mujeres han emprendido en pro de la igualdad de jure y de facto entre ambos sexos, y no un día de festejo o celebración por ser mujer”, fue y tendrá que  ser en lo sucesivo, jornadas de reflexión en torno de las asignaturas que el gobierno tiene pendiente y que la sociedad espere se resuelvan. Tales como el matrimonio infantil, la desaparición de niñas y adolescentes (de cada 10 desaparecidos 2 son niñas, niños o adolescentes); la violencia de género que no han podido detener, 9 mujeres son privadas de la vida diariamente según reportes oficiales.

 

A todo esto, hay que sumarle otro tipo de violencia: la pérdida paulatina de derechos adquiridos por las mujeres en los últimos años, en temas en los que el nuevo gobierno no quiere intervenir o cuando lo hace se equivoca. Lo de los albergues para proteger a mujeres víctimas de la violencia es una de las peores operaciones políticas que se recuerden, y pese a los propósitos de enmienda, no queda nada claro cómo seguirán funcionando y en manos de quién (no entiendo por qué el gobierno se empeña en tenerlos bajo su control y no reconoce el enorme trabajo de la red social que los ha levantado y opera cotidianamente).

El desaparecer el presupuesto para las estancias infantiles es un gran golpe para las familias y, sobre todo, para las mujeres, de menos, más 200 mil familias salen damnificadas y, por supuesto, las que más afectadas son las mujeres que trabajan, que no tendrán dónde dejar a sus hijos, y las más de 40 mil mujeres que   trabajan en dichas estancias, se quedarán sin empleo.

A las mujeres se las vulnera, asesina y violenta en la calle, se toman acciones que les afectan en su vida laboral y familiar y, además, existe una tendencia a quitarles o reducirles sus derechos individuales. Esto es un grave retroceso que el gobierno deberá enmendar y muy pronto. No basta el combate al huachicoleo ni a la corrupción ni las conferencias matutinas, ni las estridencia que hablan de lucha de clases, falta mucho por hacer y somos más de 124 millones de mexicanos que tienen diversos intereses e ideologías, habrá que gobernar para todos y no solo para la clientela electoral que lo llevo al poder. La incertidumbre en el futuro de la economía comienza a prender focos de alerta.

ES CUANTO

ADENDDUM: menudo problema trae la autoridad migratoria en la zona fronteriza de Tapachula. Con más 50 mil inmigrantes que esperan una respuesta a sus solicitudes, cubanos, haitianos, africanos, salvadoreños y hondureños tienen colapsadas al personal del Instituto Nacional de Migración que la verdad sea dicha no tienen la capacidad de respuesta ante tal demanda.

fhinter@hotmail.com

COMPARTIR