Por Enrique Silva

Tremendo problema vuelve a enfrentar el ayuntamiento de Acapulco y la CAPAMA por los adeudos que se tienen con la CFE, tanto los heredados como los generados por los consumos actuales en los sistemas de bombeo de la paramunicipal, conflicto del que no se ve como se pueda salir fácilmente, a menos que se tengan a la mano más de 500 millones de pesos para ponerse al corriente…y obvio es que no se tienen.

Ya la semana pasada Acapulco sufrió un corte de energía eléctrica en los sistemas de bombeo del agua y gracias a que el gobierno estatal adelantó pagos por rubros diversos se logró subsanar el adeudo de enero, mismo que había motivado el corte y como lo dijera en su momento el secretario de finanzas estatal, con su ayuda se solucionaría lo de enero, ¿pero y los meses subsecuentes y los adeudos que se vienen arrastrando? como bola de nieve crece y crece el problema en CAPAMA, organismo que ha sido manoseado por todos los gobiernos municipales para sacar de ahí recursos o para engrosar la nómina colocando a amigos, parientes y recomendados, obligando con ello a tener una nómina por demás abultada con la que los recursos que haya apenas y se puede cubrir quincena a quincena y sin margen para pagar los consumos de electricidad  y no digamos realizar adecuadamente los trabajos de mantenimiento al equipo.

¡Bola de mañosos! llamó la alcaldesa a su antecesor y a quienes manejaron CAPAMA los tres años anteriores, culpándolos del desastre financiero en que está el organismo y más allá de si tiene o no razón, llama la atención que una vez más se recurra a los TRIBUNALES DE MEDIOS para hacer tal denuncia en lugar de acudir realmente a las instancias correspondientes para que procedan conforme a derecho y se sancione a quien se deba sancionar más allá del escarnio público sobre todo en redes sociales y es que no es primera vez que temas que debieran atenderse ante alguna autoridad sólo se denuncian ante los medios, basta recordar cuántos alcaldes, gobernadores y hasta presidentes han asegurado que meterían en la cárcel a su antecesor y todo ha quedado en valentonas declaraciones que en nada han resuelto los problemas, adeudos o desfalcos, incluso si se metiera a la cárcel a ex funcionarios con eso no se saldaría deuda alguna, sólo se tendría la satisfacción política y el reconocimiento ciudadano, pero no se resolvería el problema de fondo.

El caso concreto de CAPAMA debe atenderse con seriedad e inteligencia ya que con declaraciones no se pagará ni un peso de la deuda y solo se seguirá abonando para que se presenten más cortes de luz y por ende de agua potable que afecten de manera más severa no solo a la ciudadanía si no incluso a la actividad turística cuando lo que se pretende es re posicionar turísticamente al puerto de Acapulco a nivel Internacional inclusive.

 

Dijera el presidente “hay que serenarnos” y no abrir nuevos frentes de discusión, se tienen que buscar soluciones y de manera paralela tratar el asunto jurídico sin que una cosa obstruya o sustituya a la otra. A lo mejor si fuera un concurso de albures serviría que se echen habladas pero como no es así, mejor que se ocupen de solucionar problemas, de reconocer quienes les ayudan y tal vez hasta de buscar más aliados que también puedan hacerlo para solucionar los problemas que de antemano ya se sabía que se estarían presentando; por cierto ya no tarda en que venga un nuevo corte de energía eléctrica a CAPAMA por el consumo de electricidad de febrero que es del orden de 14 a 17 millones de pesos y al parecer ya no habrá quien pague en una sola exhibición tal cantidad al organismo municipal ni servirá tampoco que se busque en el pasado algún culpable ¿no creé usted?

COMPARTIR