La exanalista de inteligencia fue puesta en libertad luego de haber pasado 62 días en una prisión de Virginia por negarse a responder las preguntas de un juez de los Estados Unidos sobre las filtraciones de WikiLeaks.

COMPARTIR