Por Ignacio Hernández Meneses

UN DATO:

“En el gobierno del estado y las alcaldías, la Ley Anticorrupción es letra muerta, Los titulares de las dependencias de fiscalización llegan comprometidos, si no hacen los que les ordenan, es casi que se despidan de su puesto”: Juan Carlos Rueda contador público independiente e integrante del Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Al celebrarse ayer por mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Internacional contra la Corrupción, en Guerrero de nada sirve que tengamos una Ley Anticorrupción porque “es letra muerta”, aseveró Juan Carlos Rueda ex presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Guerrero, AC.

“La sociedad guerrerense ya tiene conocimiento que esto es una simulación, entonces no están funcionado correctamente los gobiernos estatal y municipal, hay regidores en Acapulco, no están trabajando con la responsabilidad que el caso amerita, no están cumpliendo con los requerimientos del Municipio Libre”, enfatizó.

El contador público certificado consideró que en el plano nacional, sí ha habido cambios pero en el plano local, la corrupción está a la orden del día, la impunidad allí está a pesar de la Ley Anticorrupción que en los hechos, “es  letra muerta”.

Entrevistado por Enfoque Informativo, manifestó que es grave y preocupante que no se avance en la lucha contra la corrupción, que de nada sirve tener normas rigurosas por “hay mucha simulación”, los funcionarios y representantes populares le están fallando a la sociedad.

Alcaldes solo ven sus privilegios personales y familiares…

“Algunos de los funcionarios y representantes de elección populares piensan que sus cargos son para beneficio propio y que solo les corresponde a ellos pero están equivocados, la sociedad los puso ahí y les externó su confianza para que trabajen en forma honesta, igual los presidentes municipales solo ven sus privilegios personales, incorporando a familiares, amigos y compadres”, sostuvo el especialista en auditorías.

El maestro manifestó que en este contexto, “que hay cosas tan fáciles que se pueden resolver pero no han querido, por eso la Ley 464, es letra muerta, y lo que hoy se requiere es trabajar con los organismos colegiados y no permitir que estas personas ya no vuelvan a ocupar estos puestos en las próximas elecciones”.

Juan Carlos Rueda exhortó a la sociedad guerrerense que para el 2021 ya no vote por esta misma gente, “la clave está en el voto, y que hay que hacer conciencia, esta sociedad debe cambiar ya, no debemos permitirlo en este municipio”.

 

COMPARTIR