Un estudio publicado en Nature, reportó que los niveles de cortisol, la principal hormona liberada por estrés, se sincronizaron entre perros y sus dueños.

COMPARTIR