El eclipse, visible principalmente desde Asia y África, ocurrió en pleno solsticio de verano. En este tipo de fenómenos, la Luna pasa por delante del Sol en alineación con la Tierra, de manera lo suficientemente perfecta como para ocultarlo.

COMPARTIR