El inicio de las conversaciones entre el gobierno de Afganistán y los talibanes, que se iniciarán este sábado en la ciudad de Doha, la capital de Qatar, representan para el titular de la ONU “una gran oportunidad” para lograr la paz.

Así lo expresó este viernes el portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas al responder a una pregunta sobre la opinión de António Guterres sobre el suceso tras diecinueve años de conflictos en el país asiático.

“Es fundamental que todos los líderes afganos y los miembros de la comunidad internacional hagan todo lo posible para que la paz sea una realidad. Obviamente estamos dispuestos a ayudar. Hay muchas cuestiones críticas que habrá que examinar, pero creo que una de ellas, que siempre hay que subrayar, es la de garantizar que los derechos de las mujeres y las niñas en Afganistán no se pasen por alto y que se respeten y protejan sus voces, sus derechos y sus vidas”, explicó Stephan Dujarric.

En un mensaje en video pregrabado para el evento en Doha, António Guterres destaca la resiliencia y valentía de los afganos. “Sus llamados consistentes a poner fin a la violencia y tener una oportunidad de desarrollar su país son el sostén de esta reunión inicial”, señala.

Guterres también enfatiza que son los afganos los que deben determinar el contenido y naturaleza de las negociaciones. “Un proceso de paz inclusivo en el que las mujeres, los jóvenes y las víctimas del conflicto estén representadas ofrece la mejor esperanza de una solución sostenible”, aseveró.

En Doha, aparte del gobierno y los talibanes, el encuentro  contará con la presencia del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Una oportunidad para sacar al país de la pobreza y la miseria

Por su parte, la representante especial y responsable de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), Deborah Lyons, dijo que las agencias de las Naciones Unidas en el país celebran el inicio de las conversaciones de paz.

Lyons destacó que el sufrimiento del pueblo afgano ha durado demasiado tiempo y que el inicio de las conversaciones puede representar el principio “de algo verdaderamente trascendental” y que los negociadores de ambas partes “tienen una oportunidad única de salvar la vida de muchos de sus compatriotas y sacar al país de la pobreza y la miseria”.

Lyons les deseó mucho éxito y reafirmó que cuentan con el apoyo de la Organización.

“Aunque el objetivo final de las conversaciones es silenciar las armas para siempre, una reducción inmediata e incondicional de la violencia crearía un entorno más propicio para unas conversaciones constructivas, añadió.

La violencia dificulta las negociaciones

Sin embargo, la escalada de la violencia durante los últimos meses se presenta como un escollo difícil de resolver durante las negociaciones y solo ha servido para aumentar la desconfianza entre las partes.

A modo de ejemplo, el pasado miércoles el Secretario General de la ONU condenó enérgicamente el atentado que sufrió el convoy del vicepresidente primero del país, Amrullah Saleh, que causó decenas de víctimas civiles.

COMPARTIR