La nueva isla, ubicada en las cercanías de Tonga, surgió a raíz de una erupción volcánica en 2015. Dan Slayback, un investigador de la NASA, y otros científicos, fueron a ver la isla tras la exploración con satélites y se sorprendieron al ver que “La mayor parte de la isla es como una gravilla negra”.
COMPARTIR