Por: Fernando Hinterholzer Diestel

 

El periodismo lleva desarrollándose en nuestras sociedades modernas desde hace más de dos siglos de historia moderna.

El trabajo de los periodistas se desarrolló durante el siglo XIX y se convirtió en la bandera de las sociedades democráticas. Actualmente  y después de los crímenes en contra de los periodistas en muchos países incluyendo México, los medios, siguen entregando trabajos periodísticos que luchan por crear pensamiento crítico y dar a conocer los eventos que ocurren alrededor del mundo. Pero los problemas en contra de los comunicadores y de la libertad de prensa están ahí, la libertad de prensa y el periodismo siguen siendo tan necesarios como hace años y, para que no se nos olvide, el 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

“Cada año, el 3 de mayo es una fecha en la que se celebran los principios fundamentales de la libertad de prensa. Esta fecha brinda la oportunidad de evaluar la libertad de prensa a nivel mundial, de defender los medios de comunicación de los ataques sobre su independencia, así como de rendir homenaje a los periodistas que han perdido sus vidas en el desempeño de su profesión. El Día Mundial de la Libertad de Prensa fue proclamado por la ONU en 1993, en cumplimiento de una recomendación  aprobada en la 26ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991. Esta a su vez, fue una respuesta a un llamamiento de los periodistas africanos que en 1991 elaboraron la histórica Declaración de Windhoek sobre el pluralismo y la independencia de los medios de comunicación”.

Este pasado 3 de mayo sirvió para recordar a los gobiernos la necesidad de respetar su compromiso con la libertad de prensa y es también un día de reflexión entre los profesionales de los medios de comunicación sobre cuestiones relacionadas con la libertad de prensa y la ética profesional. Igualmente importante, el Día Mundial de la Libertad de Prensa es un día de apoyo a los medios de comunicación que son objeto de la restricción o la abolición de la libertad de prensa. También es un día de recuerdo para los periodistas que perdieron la vida en la búsqueda de una historia.

“La libertad de prensa es la piedra angular de las sociedades democráticas. Todos los Estados, todas las naciones, se fortalecen mediante la información, el debate y la confrontación de puntos de vista. En un momento en que se multiplican los discursos de desconfianza y deslegitimación de la prensa y la labor periodística, resulta fundamental garantizar la libertad de opinión mediante el libre intercambio de ideas y de información basada en verdades fácticas”.

Hay que reconocer, que aunque en los últimas dos décadas se han generado leyes para proteger, promover y asegurar la libertad de expresión y de prensa,  lamentablemente ya en la praxis, los resultados van en dirección contraria. México alcanza los peores niveles en el mundo de agresiones a periodistas y sólo en este 2019 se registraron 9 agresiones contra periodistas y 6 de ellos fueron asesinados. Los medios locales o estatales son los más afectados por las violaciones a la libertad de expresión, véase los ataques del crimen organizado contra medios impresos en el norte del país. Y ejemplos de este tipo hay muchos en nuestro país, la prensa mexicana es víctima de políticos demasiado sensibles a la crítica, aunque debo reconocer que siempre hay oportunidad de denunciar a los malos y corruptos gobiernos que lamentablemente tenemos que soportar.

La libertad de expresión ha evolucionado en diversas libertades informativas que conforman la actividad expresiva, cognoscitiva e intelectual de los individuos. La libertad de expresión es la herramienta más poderosa de las sociedades para interactuar con sus gobiernos, pero también la hace sumamente vulnerable ante los poderosos, sean quien sean.

Hace unos años durante el PRIAN, el Estado mexicano acallaba las críticas de los periodistas con diferentes métodos, el más común era mandar a despedir a los comunicadores incomodos, pero también utilizaban el dejar de pagar patrocinios y llegaban inclusive a la desaparición física del periodista, a través del crimen organizado.

El autoritarismo del pasado se campea alegremente frente la aterradora mirada de los periodistas y comunicadores de nuestro país, en estos tiempos de la 4ª Transformación. No hay nada que celebrar este pasado 3 de mayo y mucho por hacer, en la lucha por la libertad de prensa. Los comunicadores mexicanos no pueden tener tranquilidad cuando en el sistema de protección y seguridad de periodistas, que el gobierno dice implementar ha fallado y es ineficiente. No podemos estar satisfechos cuando la mayoría de los crímenes contra periodistas permanece en la impunidad total y que a nuestro Tlatoani actual no le gusta que lo critiquen so pena de llamarnos “Prensa Fifí”, si este es el tono actual de AMLO con la libertad de prensa que nos esperará en su llamada 4ª. Transformación.

ES CUANTO

ADENDDUM: con buenos augurios se inauguraron el pasado sábado en la colonial Taxco de Alarcón, el festival cultural más importante del Estado de Guerrero las Jornadas Alarconianas, creadas por el entonces gobernador Ruiz Massieu y dirigidas por el dramaturgo poblano Héctor Azar. Han pasado más de veinte años y sigue vigente la obra alarconiana en estos tiempos de “austeridad republicana”, donde la cultura, el deporte y el combate a la cohesión social ven afectados sus presupuestos con criterios obsoletos e inaceptables para los tiempos actuales.

fhinter@hotmail.com

 

COMPARTIR