Por Ignacio Hernández Meneses

Con la naciente Guardia Nacional (GN), la Iglesia católica espera “un mejor servicio de inteligencia y buena voluntad”, para enfrentar al crimen organizado, porque “la impunidad es un mensaje de que no pasa nada”, pidió Leopoldo González González, Arzobispo de Acapulco.

En su conferencia de prensa dominical, lamentó los homicidios suscitados el fin de semana, donde un niño es parte de la cifra: “Mi mensaje de oración con ellos y mi tristeza”.

Sobre la GN, el prelado demandó del gobierno que  explique con claridad la información sobre los alcances y funciones de la Guardia Nacional para que sea comprendida por la población.

Reveló que en visitas pastorales a las comunidades ha preguntado a las personas sus expectativas en relación a esta nueva corporación, y en Costa Grande y Costa Chica manifestaron que con su llegada creen que disminuirá la inseguridad pero temen en que la institución se corrompa.

Que los ciudadanos tienen la esperanza de que la Guardia Nacional ayude a fortalecer la seguridad pública ya que se tiene claro que se trata “de una medida de emergencia ante la violencia e inseguridad que azota a nuestra patria”.

Destacó el apoyo que puedan brindar los ciudadanos para que la Guardia Nacional cumpla su objetivo en la construcción de seguridad y paz, “es la firme decisión de cada ciudadano de no dañar a nadie, sino de hacer el bien, esa es la base firme”.

En relación al tema del paro de la Policía Federal, dijo que el diálogo es clave entre el gobierno federal y los policías, “aunque cueste trabajo sentarnos, dialogar, comprender la visión de quien está frente a nosotros, se expone con claridad la nuestra y llegar a lo mejor, buscando el bien común de la sociedad”.

 

En el tema educativo, Monseñor felicitó a todos los alumnos y maestros por su constancia, trabajo y esfuerzo, al concluir su ciclo escolar, “les deseo unas felices vacaciones, en las que puedan recobrar las fuerzas, convivir cercana y alegremente en su hogar y practicar un deporte, adquirir alguna actividad, ayudar en un trabajo y desempeñar algún servicio social. Hubo maestros que cumplieron lo que debía de cubrirse y pienso a ellos la palabra de agradecimiento y de gratitud ha de llegar, no podemos generalizar situaciones”.

COMPARTIR