Por Eduardo Flores Salado

El Nuncio apostólico en México, Franco Coppola señaló que la iglesia católica en el país quiere cooperar con el nuevo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador y así las “llagas” como la pobreza y la violencia puedan desaparecer.

Lo anterior en entrevista con medios de comunicación al finalizar la misa que encabezó y en donde le colocó el Palio Arzobispal a Monseñor Leopoldo González González como obispo de Acapulco.

La misa fue celebrada en la parroquia San Cristóbal de la colonia Progreso,  hasta donde acudieron el arzobispo de Chilpancingo Salvador Rangel; el ex obispo de Acapulco Carlos Garfias y así como todos los sacerdotes del puerto y dos de Chilapa.

“La últimas elecciones han despertado gran esperanza, la iglesia quiere ayudar, quiere cooperar para que esta esperanza pueda tener éxito, para que finalmente estas llagas de México que son pobreza que son la violencia puedan desaparecer, no es algo fácil”, dijo.

Detalló que para ello se tiene que ponerle todos los medios  y que la principal herramienta de los sacerdotes es la oración, esto también lo expresó en la homilía de la misa de imposición del Palio.

Agregó que los pastores y sacerdotes de la iglesia católica  tienen que estar presente en los hechos con oración, a lado de las víctimas y del pueblo presentar su dolor a través de la oración a Dios.

“El pueblo ha dado la confianza, ahora tenemos que responder de esas promesas, tenemos que cumplirlas, la iglesia estará de lado de las autoridades en todo lo que es bueno, la iglesia no tiene partidos, la iglesia no tiene autoridades más queridas  y menos queridas”, expresó.

Insistió que la iglesia quiere estar lado de las autoridades para que puedan realizar las promesas y el anhelo de paz que tienen toda la sociedad.

Sobre las reuniones que ha tenido el obispo de Chilpancingo Salvador Rangel con personas que provocan la violencia, el nuncio apostólico dijo “cada obispo es muy activo, a veces la situación hace que algunos hagan las cosas y no se digan y otros sí”.

Aseguró que no le han dado ninguna llamada de atención al obispo Salvador Rangel comentando que él hace su misión la cual es ir a todos porque el pastor tiene que ir a todos, también a las descarriadas.

Incluso dijo que como su posición como nuncio apostólico y que conoce a todos los obispos “muchos obispos están involucrados en este trabajo y lo hacen muy bien”.

COMPARTIR