Propuestas y Soluciones

Jorge Laurel González

La guerra sucia

Nada hay tan veloz como la calumnia; ninguna cosa más fácil de lanzar, más fácil de aceptar, ni más rápida en extenderse.

Cicerón (106 – 43 a.C.) jurista, político, filósofo, escritor y orador romano.

La Guerra Sucia, sobre todo en México, se le conoce como el período en que el ejército actuó contra la insurgencia, con el nombre de Guerra Sucia se conoce en México a un conjunto de medidas de represión militar y política encaminadas a disolver a los movimientos de oposición política y armada contra el Estado mexicano. La Guerra Sucia en México es considerada una guerra de baja intensidad por algunos autores, con complicidad del ejército y de prensa afín al gobierno.

Mientras en la guerra regular el único objetivo militar lícito es el combatiente armado en acción bélica, o como lo formula Jean Picktet, uno de los grandes expertos en derecho internacional humanitario: Solo se puede matar al soldado que puede matar, en esta modalidad de guerra el objetivo militar humano se extiende más.

En la guerra regular es posible delimitar claramente la población combatiente y la población civil, en cambio, durante la Guerra Sucia, las fronteras son más difusas y franjas más amplias de población civil están involucradas en el conflicto. En el tipo de conflicto regular, solo son objetivos militares los bienes físicos que están al servicio directo de la acción bélica, en cambio, en la modalidad de Guerra Sucia, el blanco de ataque es mucho más amplio, puesto que en la guerra de guerrillas se propone desmontar un modelo económico social y trata de involucrar a una base social importante. Según Jean Picktet: 

La guerra consiste en emplear la coacción necesaria para obtener un resultado. No tiene objeto toda violencia que no sea indispensable para alcanzar esa finalidad. Por lo tanto, si tiene lugar, es absolutamente cruel y estúpida. 

En Guerrero, los niveles de crueldad por parte del estado, fueron excesivos. 

En esa época una de las víctimas de la Guerra Sucia, fue el destacado militante de izquierda, don Pablo Sandoval, quien falleció hace poco tiempo, siendo centenario y afortunadamente no le tocó ya sufrir, el tema de la pandemia. 

Hoy, a pocos meses de la designación del candidato al gobierno del estado de Guerrero, hemos sido testigos, especialmente en las redes sociales, de campañas de desprestigio, contra un buen número de los aspirantes a precandidatos al gobierno del estado. 

En lugar de que vivamos un escenario previo, de propuestas e ideas, en la búsqueda de la nominación veo una estrategia de denuestos, podría entender una campaña de contrastes. Este candidato es así. Aquí está, estas son sus ideas y sus propuestas, las mías son estas otras. 

Pero lo que no es válido, es la guerra sucia mediática, uno de los más señalados es hoy, precisamente, otro Pablo Sandoval, el nieto de la leyenda de izquierda. Aun cuando no ha punteado en las encuestas, ya se encuentra en segundo lugar y con muchos menos negativos que quien encabeza las mismas. 

Lo que es claro, es que cualquiera parece ser que podría ganar como candidato de MORENA y la contienda reside precisamente en asumir la candidatura. Para ello pareciera que no importan los golpes bajos, las zancadillas, los ataques frontales, que, al parecer, en las últimas semanas fueron dirigidas contra el delegado. ¿Sabrán algo? ¿Les inquieta su proximidad con el Presidente? ¿Quieren destruir la carrera política de alguien en ascenso? Y aquí lo más importante ¿Quién o quiénes están detrás de esta estrategia? 

Follow the money. Cherchéz la femme (dijera Hercule Poirot). ¿A quién beneficia? Este y otros temas, son los que seguramente estará analizando MORENA y la Presidencia de la República. 

Para MORENA y los aspirantes, la suerte está echada. 

Tengan cuidado, no vayan a dividirse, antes de que empiece la contienda, porque recuerden que solamente Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG.

COMPARTIR