Nadie podía capturar al mexicano. Fueron necesarios mil soldados y una maniobra preparada con semanas de anticipación para emboscarlo y asesinarlo a traición, en la que intervinieron altos mandos en el poder
COMPARTIR