Juan José Romero

Las campañas de erradicación de enervantes de la zona serrana y montaña deben acompañarse de estrategias que brinden opciones a las familias que se dedican a la siembra de productos ilícitos como la amapola, considero el vocero de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, Roberto Álvarez Heredia.

 

En entrevista el funcionario estatal indicó que ante el “llamado de auxilio” que los pobladores de municipios como Leonardo Bravo, Eduardo Neri y Heliodoro Castillo para que el gobierno en sus tres niveles lo volteen a ver  y pueda apoyarlos para detonar la economía en la región.

 

El funcionario reconoció que la caída drástica del precio de la goma de opio producto de la amapola, y que alrededor de 50 mil campesinos de la sierra y al montaña se dedican a la siembra de este enervante.

 

Un factor que ha sido determinante es la entrada al mercado del “centanilo”, sustancia que también es un opiáceo, pero más adictivo que la goma u otra droga que también se vende en el mercado negro.

 

“Estamos totalmente convencidos de la necesidad de que las campañas de erradicación de los cultivos ilícitos de la amapola se vean acompañados con la construcción, el diseño y la implementación de programas de desarrollo para las comunidades”, dijo.

 

Esto agrego Álvarez Heredia dará a los campesinos alternativa de desarrollo económicos a través de la sustitución de otros cultivos licito como aguacate, café, azafrán, durazno, manzana y guayaba y la intensificación de producción de mezcal, entre otros.

 

La idea es que se diseñe una estrategia a nivel del estado mexicano en donde se englobe los tres órdenes de gobierno para apoyar a los más de 50 mil personas que se dedican a la siembra de la amapola para que sustituyan sus cultivos por otras alternativas.

 

A la par de esto, señalo el funcionario es necesario que los campesinos dedicados a esta actividad ilícita tengan comunicación con las autoridades para poder establecer acuerdos que permitan la implementación de programas que permitan el desarrollo de actividades productivas alternativas al cultivo del enervante.

 

“Es un tema que es necesario desarrollar de manera inmediata para evitar que los campesinos aumenten su grado de presión y puedan provocar alguna circunstancia que sea obviamente lamentable para el estado, por eso es importante el llamado a los campesinos  a que establezcan comunicación y contacto con las instituciones”, insistió.

 

Aunado a esto, Álvarez Heredia considero también necesario el desarme de los grupos autodenominados comunitarios que operan en la zona, para ello se requiere de “un gran acuerdo” que logre el restablecimiento de las condiciones de paz y tranquilidad y seguridad en esta parte del estado.

 

“Se requiere que los civiles armados que actúan como comunitarios se replieguen a sus zonas y no estén realizando acciones que puedan ser tomadas como actos de violencia en contra de las mismas comunidades”, indicó.

COMPARTIR