Por Ignacio Hernández Meneses

Eduardo Liquidano Donjuan, pastor de la Misión Cristiana El Calvario Costera Miguel Alemán, lamentó que la violencia y la corrupción imperante en Guerrero se debe a que estamos “fuera del reino de Dios, del gobierno de Dios”.

“El problema de la sociedad, de este caos, de corrupción, secuestros, de muerte, de temor es por causa de que el hombre está fuera del reino de Dios, fuera del gobierno de Dios, y se ha regido bajo sus sentimientos y emociones y eso es obra de las tinieblas”, expuso el misionero.

Sostuvo que “frente al caos, ¿qué hacer?, todo ser humano tiene que nacer de nuevo, morir a esa naturaleza pecadora y adquirir la naturaleza de Cristo”, pero aclaró que hay cierto perfil, tiene haber arrepentimiento, no de pecado sino “por causa del reino de Dios”.

Liquidano Donjuan, pastor de la Misión Cristiana El Calvario dijo que la gente que está fuera del reino de Dios en las tinieblas, “necesita arrepentirse y creer en la obra de Cristo, Jesús murió y resucitó y su sangre tiene poder para limpiar pecados”.

“Jesús dijo que es necesario nacer de nuevo, un nuevo nacimiento, la gente necesita nacer de nuevo, a la naturaleza pecadora no se le puede pedir obediencia, no se le puede exigir cambio, la solución es morir y cambiar de naturaleza, esa es la solución”, enfatizó.

 

“Necesitamos abrir nuestro corazón…”

 

Frente al clima de violencia, manifestó que “necesitamos abrir nuestro corazón y oír sin perjuicios religiosos la palabra de Dios, sea quien sea, la escritura, lo que hizo Cristo, la noticia es esa, él es la esperanza”.

“En la Misión Cristiana El Calvario Costera Miguel Alemán, estamos orando por la paz, pero no solo por oran van a cambiar las cosas, creo que deben permitirnos tener apertura para entrar a las escuelas, al gobierno, a la policía, a los militares, permitirnos para que ellos escuchen la palabra del Señor para que ellos tomen una decisión de vida”, puntualizó.

COMPARTIR