Por Damián Terrazas Sánchez/ Él es Harún Al-rashid.

 

En seguimiento de mi anterior entrega, continuó con el estudio de la Cartilla Moral del  filósofo y escritor mexicano Don Alfonso Reyes a quien le fue encomendada su elaboración, por indicaciones del secretario de Educación Pública en 1944 el también escritor Don Jaime Torres Bodet en el gabinete del presidente Manuel Ávila Camacho. En ese entonces nuestro país tenía una población total de 16 millones 220 mil 316 habitantes y una tasa de analfabetismo del 55.2 %; población eminentemente concentrada en el campo y dedicada a esas labores rurales. El contexto era de la construcción del México post revolución, donde existía una desigualdad social entre campesinos, obreros e indígenas que lo único que tenían en común era su analfabetismo.

A partir de la declaración de López Obrador que una vez que se gane la elección presidencial, estaría proponiendo la implementación de una constitución moral. Se considera que debió ser a sugerencia de Porfirio Muñoz Ledo que Amlo la pone en la agenda, porque Porfirio en sus años mozos fue asistente personal del secretario Torres Bodet y se percató desde luego de la importancia que esta cartilla implicaba en la sociedad de ese tiempo, perturbada por los acontecimientos de la segunda guerra mundial y aplicable hoy en día. ¿Pero qué es la constitución o una cartilla moral que tanto aspaviento causó en los ignorantes del tema ?, no se trata de sustituir la actual carta magna que nos rige en el país desde 1917 y modificada al  150 % de su texto original, se refiere a que enseñemos a nuestros hijos valores y principios morales para recuperar el tejido social deteriorado en este tiempo de inseguridad y de familias completas desintegradas, donde estamos por llegar a “defiéndete como puedas” y de huir a otros lugares del país donde sea un ambiente mas sano o de irte al extranjero cuando lo puedes hacer; en nuestro país el Estado como tal ya está rebasado e infiltrado por la delincuencia organizada y, siendo ellos quienes dirigen al Estado no pueden brindar seguridad a los nacionales; elemento esencial, fundamental para la organización social de un país en donde quiera que este se encuentre.

Quienes  abusan de manera maniquea de esa declaración están y siguen considerando a nuestra sociedad como menores de edad y los pretenden asustar con “el coco” de nuestros abuelos, podemos ilustrar al que desconoce del tema y decirles de las bondades de la propuesta y rescatar los valores y principios universales que había mantenido la cohesión en la sociedad de los vecinos en lo corto y en países del globo; la armonía tan necesaria en estos tiempos tendríamos que recuperarla y traerla del baúl de los trebejos y le toca a los padres de familia, no al gobierno, no al Estado enseñar esos valores. Cuando el gobernante lo pretenda hacer es tan solo porque alguien lo tenga que poner a la mesa, por la importancia que reviste.

Dicen los sociólogos que sólo las bestias gregarias viven aislados de sus semejantes, porque en contrario existen especies del reino animal que viven en sociedad como el hombre, los lobos, peces, hormigas, abejas, murciélagos y un largo etc. y existe en estas sociedades no humanas, códigos de conducta que pudiéramos no entender a simple vista, pero ahí están esas leyes inexplicables que los hacen coexistir socialmente. Hasta la otra…  

COMPARTIR