Roberto Santos

La confianza mata el gato, y eso es evidente en Félix Salgado Macedonio quien da por sentado que ya ganó.

El Toro sin tuercas se da el lujo de no hacer campaña y de echarse a la hamaca en espera de que los votos de AMLO lo posicionan ante el electorado.

Ante eso, es claro que quienes sí hacen campaña son Manuel Añorve Baños y Bety Mojica.

Ambos recorren el estado en busca de los votos de sus partidarios, y se afanan presentando propuestas ante la sociedad electora.

Ambos candidatos buscan ocupar el primer lugar, que en automático el Toro sin tuercas, cree ya tener, colgado en la imagen de su candidato a presidente.

Añorve Baños, el chaparrito cabrón anda movido recorriendo lugares estratégicos y neurálgicos de la estructura electoral de la coalición PRI-PVEM-PNA, y con sus acciones promueve el voto para su candidato a presidente de la república, José Antonio Meade, quien en Guerrero está descuidado por su estructura de comunicación social.

Es decir, en Guerrero todos los candidatos están comprometidos en jalar votos para Meade, pero no se ve un trabajo de medios de comunicación o de alguna otra naturaleza en su beneficio.

A Bety Mojica se le ve más más activa, pero sigue en la idea de golpear al gobierno del estado en su política de seguridad pública, sabiendo que este tema es particularmente sensible y le causa rebote por haber sido parte de un gobierno, que ahora es señalado de haberse negado a certificar a sus policías, entre otras irregularidades.

Sin duda este es un error de su estrategia de campaña y de sus asesores en esa materia.

A Mojica le iría mejor su armara una estrategia de propuestas viables y dejar de insistir en ubicarse como la santa inquisición perredista del gobierno de Héctor Astudillo.

Pronto sabremos quién va a la delantera de esta elección, si Manuel Añorve, Bety Mojica o Salgado Macedonio –manicomio para sus amigos y enemigos–, porque a estas alturas los números han cambiado para estos tres personajes.

Es decir, el chaparrito le ha metido a los recorridos en todo el estado para tratar de convencer al electorado de que deben votar por él.

Por su parte, Gaby Bernal insiste en hacer lo suyo y tratar de levantar en su posicionamiento, y Nestora Salgado no se le ve en ningún lado, toda vez que es probable que tenga abiertas algunas investigaciones  que le puede perjudicar en la obtención de votos.

Se dice que Añorve ya alcanzó el liderato de la contienda gracias a su activismo político que no han logrado ni Bety ni Félix Salgado Macedonio.

A Bety le sigue afectando el descontento perredista en su contra.

Sin embargo, hay que esperar los datos duros para saber cómo masca la iguana en materia electoral en el estado.

COMPARTIR