Por Enrique Silva M.

Ocurre que cada que va a llevarse a cabo un evento trascendente las autoridades se ocupan en tratar de dar una mejor imagen del lugar sede y sus alrededores, pero ocurre también que desafortunadamente hay mucha simulación, se hacen trabajos a medias, se trata de medio corregir lo que no se hace a lo largo del año, se busca arreglar a lo que no se le da mantenimiento y pretenden que con acciones emergentes las cosas funcionen al 100%.

La llegada del Tianguis Turístico que inicia el próximo domingo es muestra clara de lo anteriormente señalado, a marchas más que forzadas se llevan a cabo acciones para ofrecer una imagen agradable del puerto, algunas acciones bien hechas como son obras de infraestructura urbana que dan imagen de modernidad y funcionalidad pero también se realizan acciones de maquillaje que no van a durar.

Evidentemente son para dar una apariencia agradable por unos días aunque al paso del tiempo la imagen pase de positiva a negativa, de colorido a sucio y despintado como es el caso de las pintas en rayas peatonales o la pinta de colores en puentes, mismos que al tiempo con el sol, las lluvias y el paso de vehículos acabarán siendo murales de suciedad y descuido, tal como pasó con el mercado de la colonia Progreso donde se puso un piso rosa y hoy es un gris suciedad medianamente rosado, las palmeras que se siembran en bulevares y que se dejan secar o las abandonadas e inservibles fuentes danzarinas del zócalo, acciones pues que en el papel pintan bien pero que en la práctica y en la falta de mantenimiento acaban dando mala imagen o de abandono cuando menos.

Acapulco debe ser tratado como una alberca, es decir debe tener mantenimiento constante, estar siempre limpio para recibir al bañista en cualquier momento sin presentar contaminación o basura, ser un sitio agradable a la vista y al tacto las 24 horas del día los 365 días del año y no solo lavarla cuando llegue un mayor número de visitas y el resto del año dejarla enlamada y llena de hojas pero eso si presumiendo que está al 100% cuando realmente no es así.

Hoy resulta lamentable observar que muchas de las acciones que se llevan a cabo para recibir el evento turístico más importante del país son para disfrazar pero no para mejorar permanentemente la imagen o el servicio que se brinda en nuestro destino de playa, llama la atención que el municipio en materia de imagen al igual que en materia de seguridad, poco  o muy poco está haciendo y descargando toda la responsabilidad a los gobiernos estatal y federal y lo que está haciendo lo publicitan como si fuera algo extraordinario, cuando en realidad es algo que debieran hacer de manera permanente todo el año y evidentemente no lo hacen.

Acapulco insisto es como una alberca de condominio que debe tener un mantenimiento constante… ¡dónde no todos pagan por él pero todos quieren disfrutarla!.

alvolantetv6@hotmail.com

COMPARTIR