Por Ignacio Hernández Meneses.

Rigoberto Gallegos Contreras, presidente del Colegio de Abogados “Mariano Otero”, aseveró tajante que no hay delito que perseguir en el caso del obispo Salvador Rangel, ya que se justifica su acuerdo porque fue por “estado de necesidad”.

“Lo que debemos reconocer es el valor que tuvo para subir a la Sierra a buscarlos y en aras de la paz, lo que no hacen las autoridades, fue obligado por un estado de necesidad, eso es lo importante, y eso es lo que vale, recuperar la paz”, enfatizó el estudioso del derecho.

Entrevistado luego de asistir a la sesión ordinaria del grupo ACA, el jurista expuso que el fin justifica los medios, y si para tener un acercamiento con los promotores de la violencia fue necesario actuar de esa manera, “pues bien, de lo que se trata es de sembrar la paz, ya nadie soporta la violencia como forma de vida”.

“Realmente las más recientes declaraciones del obispo en el sentido de que sostuvo acuerdos con algunos miembros del crimen organizado, van encaminadas a disminuir la violencia, a tratar de lograr un poco de paz, tan necesaria en todo el país, sobre todo en los tiempos electorales que vienen”, sostuvo Rigoberto Gallegos luego de señalar que la sociedad ya no quiere más actos del crimen organizado.

 “Es un acto de desesperación justificable…”

 Sin embargo, reconoció que la Iglesia no está facultada para tomar acuerdos de esta naturaleza, su fin es otro, evangelizar, no es tarea de los ministros de culto signar acuerdos, “no está regulado lo que hizo el obispo pero si se trata de pacificar, pues adelante”.

“Es una desesperación justificable, ya lo justificó la Secretaría de Gobernación porque hay delitos más importantes que perseguir, hay otras tareas más importantes que andar persiguiendo al obispo Salvador Rangel”, sostuvo el abogado penalista Rigoberto Gallegos Contreras, luego de lamentar que ya nos estamos acostumbrando a vivir en un ambiente de violencia que parece interminable, y que las autoridades de perseguir el delito se dilatan, y hasta se nota cierta indiferencia.

COMPARTIR