Eduardo Salgado Sánchez

 

El líder transportista, coordinador de “Un Nuevo Horizonte para Guerrero”, Rogelio Hernández Cruz exigió justicia y el pronto esclarecimiento del asesinato de su hermano menor Geovany y su escolta ocurrido este lunes en el fraccionamiento Costa Azul, demandó a los tres órdenes de gobierno, y que detengan la violencia en Guerrero y Acapulco.

 “Sin duda alguna fue un atentado en mi contra y lo que yo quiero pedir al gobierno federal, estatal y municipal es que detengan todo lo que está pasando, Guerrero necesita resultados y Acapulco también, pues uno ya no puede estar seguro ni en su casa, exijo a las autoridades que resuelvan ese renglón que les falta, la seguridad en este hecho tan lamentable”, expuso.

En conferencia de prensa, visiblemente agobiado, afirmó no tener enemigos y que en sus 35 años al frente de la organización transportista, ningún miembro de su familia había sufrido un atentado “ni había muerto así con tanta violencia, yo sé que el atentado era en mi contra y desde ayer yo estoy muerto, mataron a mi hermano menor, el ser que más quería en la vida”.

Rogelio Hernández Cruz atribuyó el ataque armado como represalia por las constantes denuncias de las afectaciones del transporte por la inseguridad, como lo externó el pasado fin de semana de que después de las 22:00 horas, solo el 15 por ciento de unidades de transporte se mantiene en circulación mientras que el resto frena su jornada laboral ante la inseguridad.

“No había nadie que denunciara estos hechos, solo mi persona y me salió muy caro, mi hermano menor fue muerto cobardemente; Rogelio Hernández va a seguir señalando lo que lastima a mis compañeros taxistas”.

Agregó que tras darse a conocer lo ocurrido, recibió una llamada del gobernador Héctor Astudillo, del fiscal general estatal, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, así como el secretario de Seguridad Pública estatal, de quienes dijo confía se den resultados positivos.

Sobre la llegada de la Guardia Nacional al puerto de Acapulco, “esperamos que no sea ese gran anuncio y que ocurra como cuando llego la Gendarmería, que nunca dio resultados, los ciudadanos tenemos derecho a vivir en paz, pagamos impuestos y esto tiene que garantizarnos que los gobernante trabajen y den resultados”.

Finalmente, a pregunta expresa de que sigue para Rogelio Hernández Cruz y si tomará medidas de seguridad, puntualizó “seguridad no tengo ni voy a tener, yo voy a seguir igual, vuelvo a repetir, desde el día de ayer –lunes- me mataron, me mataron al ser más querido, a mi hermano menor que nunca supo ni siquiera lo que era utilizar un arma, era un hombre trabajador padre de dos niños que hoy quedaron huérfanos”.

“Voy a seguir con el dedo en el renglón, seguiré trabajando”, concluyó seguido de un suspiro.

 

COMPARTIR