Por Ignacio Hernández Meneses

 

Bernardo Salas Roldán, ambientalista y aguerrido defensor del parque Papagayo, propone que en la remodelación del parque recreativo “Ignacio Manuel Altamirano”, se construya un museo de  ciencias, un jardín botánico y un acuario.

En un documento de dos cuartillas presentado como propuestas del Sector Ambiental para la Remodelación Integral del Parque “Ignacio Manuel Altamirano”, el especialista sugiere edificar un parque sustentable, integrando ecología, economía y sociedad, lo que implica el desafío de diseñadores en paisajismo, arquitectura y otras disciplinas.

En la propuesta de bioparque, refieren que debe haber un museo de ciencias, jardín botánico, viveros y huertos orgánicos, un acuario y aviario así como casa del agua.

Salas explicó que Acapulco como polo turístico debe fomentar para la tendencia mundial de ecoturismo,  y el parque será un importante referente para el segmento de oferta turística del puerto.

Indicó que el desarrollo sustentable de un parque fluye a la configuración de un mundo más global e integrado, una aldea global “como respuesta al tiempo desafiante en que vivimos”.

COMPARTIR