Alberto Bellucci –quien en principio había sido llamado “el señor P” por la prensa italia– se ha convertido en un símbolo de esperanza en la ciudad de Rimini y todo el país después de que lograra recuperarse del COVID-19.
COMPARTIR