Eduardo Salgado Sánchez

 

Los recientes intentos de suicidio de menores de edad en la vía pública de la ciudad, deben alertar a los padres de familia de puerto, es necesario prestar mayor atención a las actitudes de los hijos para detectar y evitar algún riesgo, señaló Irma Lorena Zamudio Goetz, presidenta de la Asociación de Tanatologos y Paliativistas del Estado de Guerrero.

“Desde luego que es un llamado de alerta que luego en casa, los padres son los últimos en enterarse de que su hijo tiene una depresión, se le debe prestar atención a los cambios que ha tenido, si está comiendo y durmiendo bien, el color de la piel dice mucho, el porqué de esa situación”, señaló en declaraciones a reporteros.

La especialista en la materia dijo que si bien el padre de familia no puede estar al pendiente del hijo todo el tiempo porque los tiempos de ahora obligan a que papá y mamá trabajen para solventar los gastos del hogar, debe de hacerse el esfuerzo de dar tiempo de calidad a los hijos.

“El poco tiempo que se les dé a los hijos debe ser de calidad, hoy los chavitos tienen conceptos bien diferentes para un suicidio: porque me dejó el novio, porque saqué malas calificaciones, por Dios si tienen toda una vida por delante”, comentó.

Indicó que algún duelo no resuelto por la pérdida de un ser querido, es un factor que produce depresión que lleva a los menores de edad a quitarse la vida.

Aunque dijo no tener estadísticas precisas, señaló que en los últimos años los casos de suicidios en jóvenes han incrementado inclusive, por la poca interacción o reacción a sus redes sociales, “porque no tuve likes cuando la vida no es una red social”.

“Papás observen, ustedes siempre son los últimos en enterarse y entran siempre en la negación cuando se les hace el señalamiento de que el hijo bebe, se droga, no va a la escuela, queridos papás, si alguien se los dice pongan atención que no es por fastidiar, sino porque debe atenderse esa situación”, llamó.

A la vez, resaltó que un joven que intenta suicidarse una vez volverá a hacerlo y que en ese caso, debe ser canalizado con un psiquiatra para terapias y tratamiento médico no obstante, lamentó que el sector salud en la entidad no cuenta con especialistas que atiendan en el tema, “y se debe prestar mayor atención en ello”.

En menos de un mes, en el puerto tres jóvenes, dos de ellos mujer han intentado quitarse la vida al pretender arrojarse de un puente vehicular mismos que han sido mermados, dos por la intervención de elementos policiacos de los tres niveles de gobierno mientras que el tercer caso, fue mermado por transeúntes.

El primer caso ocurrió el pasado el pasado primero agosto, donde una joven de aproximadamente 23 años de edad, intentó saltar de lo alto del puente Bicentenario y fue rescatada por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Acapulco.

El caso ocurrió alrededor de las 7 de la mañana y fue trasladada para su atención a la oficina de atención de violencia intrafamiliar de la misma dependencia.

El segundo caso se registró la noche del sábado tres de agosto en el puente peatonal ubicado a la altura de la colonia Emiliano Zapata.

El hecho fue reportado a las autoridades, minutos antes de las 11 de la noche, a donde agentes de la Policía Estatal acudieron al lugar, así como peatones y evitaron que el joven se aventara; se informó que el joven de unos 25 años tenía problemas “psicológicos”, quien bajaron del puente.

El más reciente ocurrió el pasado 14 de agosto, donde una joven fue rescatada por policías estatales, luego de que intentara quitarse la vida por problemas familiares, tirándose de un puente peatonal.

El hecho tuvo lugar en el puente peatonal de las Cruces, frente a la tienda comercial Bodega Aurrera, donde elementos policiacos abordaron a la mujer y tras dialogar con ella, la convencieron de que no se arrojara.

COMPARTIR