Por Uris Itzumill Ortiz Carbajal / Fotografía por: David Guzmán

El director general del Instituto Estatal para la Educación de los Jóvenes y Adultos de Guerrero (IEJAG), Miguel Mayrén Domínguez, sentenció en conferencia de prensa que es necesario que los trabajadores que se encuentran en paro regresen a laborar, ya que así como tienen derechos también tienen obligaciones.

En conferencia de prensa, el funcionario estatal dijo que la única instancia que está facultada para entregar el número de plazas que exigen los trabajadores es el gobierno federal a través del Instituto Nacional de Educación para los Adultos y la Secretaría de Haciendo, ya que es la que otorga el techo financiero para esta plazas.

Señaló que el IEJAG opera con el 92 por ciento del presupuesto que asigna el gobierno federal a través del INEA y el gobierno del estado solo coopera con el 8 por ciento, con el que se compra gasolina y todo lo necesario para papelería.

Miguel Mayrén dijo que los trabajadores así como tienen derechos también tienen obligaciones que deben de cumplir, aseguró que se agotarán todas las maneras de diálogo para solucionar el problema y se llegará hasta las últimas consecuencias.

“Se pueden levantar actas administrativas, pero primero hay que agotar, privilegiar la razón, los entendimientos y eso será como última salida, todo ajustado al derecho, estoy en el entendido que podemos llegar al arreglo”, señaló.

Aseguró que el movimiento de los trabajadores los está afectando enormemente ya que el programa de alfabetización es de todo el tiempo donde se tiene que estar capturando información y mandarla a diferentes lugares, lo cual ha quedado parado por el paro de los trabajadores.

Los trabajadores insistieron en que de acuerdo con la ley, deben reconocerse las 69 plazas que deben entregar a igual número de trabajadores, como parte del fallo, del laudo que ganaron ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y que el director Mayrén debe acatar al pie de la letra.

Sin embargo, el director Mayrén Domínguez les propone a que regresen a trabajar y abrir las instalaciones de las coordinaciones, pero los trabajadores sostienen que no las van abrir en tanto no tengan una respuesta justa.

COMPARTIR