Eduardo Salgado Sánchez/David Guzmán

Desde este miércoles, miles de visitantes del interior de la república comenzaron a arribar al puerto de Acapulco para despejarse de las preocupaciones del trabajo, clima frío y disfrutar de las maravillas, sabroso y caluroso clima del puerto, el primer chapuzón de estas vacaciones.

En recorrido por diversas playas de Acapulco se notó y respiró el aroma a vacaciones, la diversión, la música, el olor a bloqueador solar, a aceite de coco, a camarones, a mariscos, la fiesta por motivo de Semana Santa.

La playa Papagayo lució a reventar, decenas de familia disfrutaban del lugar donde en su mesa no podía faltar la tradicional cerveza light para los que están a dieta, como el amigo de la panza chelera medio asoleándose en una silla con la chela en la mano.

Las guapas luciendo sus bikinis ante el rey sol y los hombres fornidos posando para la lente de David Guzmán, disfrutando de unas merecidas vacaciones.

Vacaciones para unos, chamba para otros…

Y entre medio de las familias en descanso, también se apreciaron a decenas de acapulqueños buscando generar ingresos para llevar al hogar.

Tal el caso de un vendedor del tradicional ceviche costeño caminando y ofreciendo su producto a lo largo y ancho de la playa.

En el Asta Bandera a un trio con trompeta, acordeón y guitarra listos para caminar sobre la arena y ofrecer algunas piezas a los visitantes.

Mientras otras trabajadoras más dando masajes y unas más haciendo las tradicionales trencitas y tatuajes.

Bienvenidos a Acapulco estimados turistas, disfruten de su estancia y sobre todo, cuiden lo que el puerto les ofrece.

COMPARTIR