Por Jorge Octavio Vargas

 

San Luis Acatlán.- Unos 500 habitantes de la localidad tlapaneca de Pueblo Hidalgo se llevaron a 20 trabajadores del ayuntamiento entre ellos los directores de Seguridad Pública; Tránsito y Protección Civil Municipal, desarmaron a policías también se llevaron armamento, patrullas, un camión recolector entre otros vehículos oficiales a aquella comunidad de la sierra de San Luis Acatlán.

Todo esto con la finalidad de demandar al presidente municipal Agustín Ricardo Morales la entrega directa y en efectivo recursos del Ramo 33 por el orden de los 10 millones de pesos que los pobladores aseguran es el presupuesto que les corresponde para obra pública para Pueblo Hidalgo. Más otros 3 millones de pesos en programas de bienestar para los lugareños.

Cabe recordar que el 15 de marzo los inconformes mantuvieron retenido por más de 24 horas al presidente Agustín Ricardo Morales, regidores y algunos funcionarios donde firmaron una minuta de acuerdos en que el  presidente se comprometió a entregarles los 10 millones en cuatro partes cada dos meses 2 millones y medio, con lo que el alcalde fue liberado en aquella oportunidad. Sin embargo una vez liberado no cumplió con la minuta.

Por lo que días después los  habitantes de Pueblo Hidalgo bloquearon durante 3 días la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional a la altura del puente de Marquelia. Y hoy nuevamente se manifestaron en el palacio municipal de San Luis y en el cuartel de la policía preventiva donde se llevaron a los 20 empleados, vehículos y armamento oficial.

Porque los pobladores manifiestan que fue el presidente y miembros del cabildo que no les entregaron los recursos que por ley les corresponden.

El alcalde Agustín Ricardo Morales, dijo que golpearon a los trabajadores, calificó de secuestro lo que hicieron los habitantes de Pueblo Hidalgo  y dijo que están recabando los nombres de los empleados que se llevaron y contabilizando los bienes materiales y que emitirá un comunicado oficial más tarde pero adelantó que actuará conforme  a la ley porque no permitirá irracionalidades, ni anarquía, cuando él ha estado en la mejor disposición de dialogar. Sin embargo los pobladores dicen lo contrario.

COMPARTIR