Por Enrique Silva

Por supuesto que es inaceptable que se siga suscitando la violencia hacia las mujeres en cualquier forma, por supuesto que no se puede permitir ni dejar impune la violación a los derechos de las mujeres, claro que no está bien que se minimice y hasta revictimice a quién ha sufrido agresión del tipo que sea; nadie en su sano juicio puede estar en contra de que se levante la voz exigiendo justicia y castigo para agresores.

 

Hoy día se exige también la aprobación de la llamada “Ley Olimpia” para sancionar la violencia digital hacia las mujeres y la respuesta ha sido prácticamente unánime a favor, ya que la sociedad exige un alto a la violencia de la forma en que se presente, insisto nadie que goce de salud mental puede estar a favor de hechos violentos y así como se condena la violencia hacia los migrantes en el vecino país del norte, así como se condena la violación de los derechos de los niños, así como se condena el maltrato a toda clase de seres vivos, así como se condena las guerras, así igual debe condenarse pero sobre todo evitarse cualquier acto que signifique violencia.

 

Lo ocurrido hace unos días en una marcha feminista donde se agredió por igual a hombres que mujeres, instalaciones públicas y vehículos a su paso, lo único que logró fue desvirtuar el objetivo de la manifestación, muchas de las consignas parecían más bien una declaración de guerra entre sexos o el reclamo de la patente de la violencia.

 

Debemos entender que la violencia nunca llevará a nada positivo y no la debe ejercer nadie contra nadie, de ninguna forma y en ninguna circunstancia, de no hacerlo solo nos estaremos condenando a seguir sufriéndola y peor aún abriendo nuevos frentes de batalla.

alvolantetv6@hotmail.com

COMPARTIR