Bernardo Torres/ Fotografías David Guzmán

Chilpancingo, Guerrero.- Al menos 70 viviendas inundadas y 200 restaurantes de palapa ubicados en playas resultaron afectados por fuerte oleaje que provocó el paso del Huracán “Bud” paralelo a las costas del Estado de Guerrero, informó la Secretaría de Protección Civil.

Aunque no tocó tierra el huracán que alcanzó categoría III la mañana de este lunes, sí dejó tormentas aisladas en las zonas serranas y costas de la entidad, principalmente en la Costa Grande.

La Secretaría de Protección Civil Guerrero en coordinación con autoridades de los tres niveles de gobierno realizó un primer censo de afectaciones registradas en las últimas 36 horas, entre los que destaca daños en un total de 70 viviendas por introducción de agua en el municipio de La Unión y en poco más de 200 enramadas en diferentes municipios costeros.

Las 70 viviendas afectadas se ubican en la zona de playa de la comunidad de Petacalco, mismas que registraron introducción de agua hasta una altura de 50 centímetros, generando daños en enseres domésticos, sin presentarse personas lesionadas o decesos; En la misma zona también se registraron daños en 50 enramadas.

Elementos de esta secretaría en coordinación con el Ejército quien puso en marcha el Plan DN-III, en apoyo a las familias damnificadas, iniciaron también la operación de un refugio temporal en la localidad de Petacalco, la más afectada, aunque los pobladores optaron por refugiarse con familiares, municipio de La Unión.

A la lista de daños en las zonas de playa, se suma el municipio de Benito Juárez con 35 enramadas afectadas en la localidad de Playa Paraíso y 18 en Llano Real; Le sigue el puerto de Acapulco con 40 enramadas en la zona turística de Pie de la Cuesta; mientras que el municipio de Petatlán, en la comunidad de La Barrita se contabilizaron 16 enramadas caídas y cuatro más en Barra de Potosí.

Asimismo, las instalaciones semifijas en la zona costera de Tecpan de Galeana registraron daños en Playa Ojo de Agua, Boca Chica, Michigan y el Carrizal, sumando 19 palapas derribadas por el fuerte oleaje.

Las intensas rachas de viento y lluvia provocaron la caída de alrededor de 40  árboles en diversos municipios de la entidad, siendo Zihuatanejo el más afectado con 20 ocurridas sobre el bulevar de Ixtapa, además de un velero encallado en la playa Las Gatas.

Igualmente se sumaron ocho árboles caídos en el municipio de Tecpan de Galeana, seis en Petatlán y un caso, respetivamente, en la comunidad de El Carrizo, San Marcos y Pungarabato; además de un importante arrastre de material sólido en la localidad de Dios me Libre de Florencio Villarreal.

Personal operativo de esta dependencia,  monitorea los caudales y niveles de ríos, lagunas y presas, a fin de emitir los alertamientos para la población y a las autoridades municipales, destacando también la vigilancia que existe en todas las playas con la presencia de alto oleaje.

La dependencia sugiere extremar precauciones en zonas consideradas como de alto riesgo, mantenerse informados de las condiciones climatológicas y no hacer caso a falsos rumores; alejarse de zonas de inundación, de los márgenes de ríos, lagunas y presas, así como laderas inestables propensas a deslaves o derrumbes.

Asimismo, mantener vigilancia en escurrimientos que pudieran presentarse en zonas bajas, y tener precaución con el riesgo de caída de árboles, espectaculares y tendido eléctrico.

 

CENSO DE LOS PRINCIPALES DAÑOS OCASIONADOS POR HURACÁN “BUD”

 

Derivado de las intensas lluvias y alto oleaje generado en el estado de Guerrero por el huracán “BUD” categoría III, la Secretaría de Protección Civil Guerrero en coordinación con autoridades de los tres niveles de gobierno realiza el censo de afectaciones registrados en las últimas 36 horas, entre los que destaca daños en un total de 70 viviendas por introducción de agua en el municipio de La Unión y en poco más de 200 enramadas en diferentes municipios costeros.

El informe detalla que las 70 viviendas afectadas se ubican en la zona de playa de la comunidad de Petacalco, mismas que registraron introducción de agua hasta una altura de 50 centímetros, generando daños en enseres domésticos, sin presentarse personas lesionadas o decesos. En la misma zona también se registraron daños en 50 enramadas.

Cabe señalar que en apoyo a las familias damnificadas, inició operaciones el refugio temporal de la localidad, aunque la mayoría optaron por alojarse con vecinos.

A la lista de daños en las zonas de playa, se suma el municipio de Benito Juárez con 35 enramadas afectadas en la localidad de playa Paraíso y 18 en Llano Real. Le sigue el puerto de Acapulco con 40 enramadas en la zona turística de Pie de la Cuesta; mientras que el municipio de Petatlán, en la comunidad de La Barrita se contabilizaron 16 enramadas caídas y cuatro más en Barra de Potosí.

Asimismo, las instalaciones semifijas en la zona costera de Tecpan de Galeana registraron daños en playa Ojo de Agua, Boca Chica, Michigan y el Carrizal, sumando 19 palapas derribadas por el fuerte oleaje.

Las intensas rachas de viento y lluvia provocaron la caída de alrededor de 40  árboles en diversos municipios de la entidad, siendo Zihuatanejo el más afectado con 20 ocurridas sobre el bulevar de Ixtapa, además de un velero encallado en la playa Las Gatas.

 

Igualmente se sumaron ocho árboles caídos en el municipio de Tecpan de Galeana, seis en Petatlán y un caso, respetivamente, en la comunidad de El Carrizo, San Marcos y en el municipio de Pungarabato, en la Tierra Caliente;  además de un importante arrastre de material sólido en la localidad de Dios me Libre de Florencio Villarreal.

Cabe recalcar que personal operativo de esta dependencia,  monitorea permanentemente los caudales y niveles de ríos, lagunas y presas, a fin de emitir los alertamientos oportunos para la población y a las autoridades municipales, destacando también la vigilancia que existe en todas las playas con la presencia de alto oleaje.

Durante la temporada de lluvias, se sugiere extremar precauciones en zonas consideradas como de alto riesgo, mantenerse informados de las condiciones climatológicas y no hacer caso a falsos rumores.

Alejarse de zonas de inundación, de los márgenes de ríos, lagunas y presas, así como laderas inestables propensas a deslaves o derrumbes.

Mantener vigilancia en escurrimientos que pudieran presentarse en zonas bajas, y tener precaución con el riesgo de caída de árboles, espectaculares y tendido eléctrico.

COMPARTIR