Juan José Romero

El vocero de seguridad, Roberto Álvarez Heredia reconoció que en los últimos días se registró un repunte de violencia en el puerto de Acapulco, pero aún no tienen el análisis del por qué de este incremento.

En entrevista el funcionario estatal indicó que hasta en tanto la Fiscalía General del Estado no realice las investigaciones correspondientes de los homicidios cometidos en esa demarcación se podría tener un diagnóstico del porque este incremento de la violencia en el puerto.

“Señalar de manera muy responsable que en Acapulco ha habido un trabajo muy importante para disminuir el número de homicidios dolosos, sin embargo, existen momento donde hay picos, que se tienen que atender de manera inmediata y en este ocasión de este fin de semana se observó un repunte de estos homicidios dolosos”, explicó.

Cuestionado sobre la situación en el municipio de Petatlán en donde un grupo de civiles armados autodenominados policías comunitarios del UPOEG, tomaron el control de la seguridad, dijo que por el momento existen acuerdos que se tomaron con los civiles armados.

Derivado de esto, existen puestos de vigilancia donde se habían apostado los civiles armados pero que ya se retiraron, y en este momento la seguridad está a cargo de la Policía del Estado con el apoyo del Ejercito, refirió.

COMPARTIR