Jorge Octavio Vargas

Ometepec.- El fundador de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, la  policía comunitaria (Crac-PC) y de la Unión de Pueblos y Organizaciones Sociales de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio se encuentra delicado de salud en el hospital general de Acapulco dónde lo atienden de un padecimiento renal que le causó la diabetes que contrajo desde hace años. Primeramente estuvo grave 15 días antes en el hospital del riñón del puerto dónde fue hemodializado por los especialistas.

Se conoció que necesita un trasplante de riñón. El luchador social originario de la localidad de Buena Vista en San Luis Acatlán el 26 de Septiembre acudió como expositor a Mazatlán, Sinaloa a un congreso de la asociación Nacional de Abogados. Y al regresar su salud se agravó.

Inician  cortejo fúnebre de Ernesto Gallardo Grande, comandante de la UPOEG

Hombres armados asesinaron en Acapulco, con arma de fuego, a Ernesto Gallardo Grande, comandante regional del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), la noche del jueves, informaron fuentes policíacas.

El crimen fue perpetrado poco después de las ocho de la noche del jueves, sobre la carretera Barra Vieja-Lomas de Chapultepec, cerca del puente de Barra Vieja, en la zona oriente de Acapulco, que conecta con la región de Costa Chica, de acuerdo al reporte policíaco.

Según primeras versiones, un acompañante de Gallardo Grande también murió en el ataque.

Los cuerpos de ambos quedaron tendidos en el interior del vehículo compacto, marca Peugeot color gris, en el que se trasladaban.

Gallardo Grande fue fundador de la UPOEG, en enero de 2013 en la región de Costa Chica, con la finalidad de combatir la inseguridad creciente en comunidades y municipios de este sector del estado de Guerrero.

La UPOEG tiene presencia formal en Barra Vieja, municipio de Acapulco, zona del asesinato, desde enero de 2017, cuando civiles comenzaron a montar puestos de vigilancia y módulos sobre la carretera para pedir cooperación a automovilistas.

En el transcurso de los años, se registraron sectores de la población en favor de la vigilancia ciudadana, la cual también se extendió a otras localidades de Acapulco, como Xaltianguis y el Bejuco, aunque también se han reportado quejas por abusos y arbitrariedades por parte de elementos del SSJC.

COMPARTIR