Por Ignacio Hernández Meneses

Maestros jubilados y en activo protestaron ayer por la mañana en el interior del viejo Hospital General del ISSSTE, quienes denunciaron que el nosocomio se encuentra en su etapa terminal por ello demandan la construcción de un nosocomio de tercer nivel que haga efectivo el derecho a la salud con calidad y calidez.

De nueva cuenta, la vieja guardia del magisterio guerrerense salió a protestar, no bajan la guardia, ya traen la lucha por dentro.

El maestro Víctor Manuel Lara Rivas, señaló que frente a las deficiencias exigen el nuevo nosocomio para recuperar la calidad en el servicio, “que mientras tanto, queremos avances del acondicionamiento del actual hospital y un programa de mejoramiento de los servicios médicos”.

La aguerrida maestra Yolanda Flores Medrano expuso que ante la problemática de le elevada cantidad de derechohabientes, la sobrepoblación de pacientes en el hospital, “se ha constituido la Comisión Intersindical para coadyuvar con las autoridades para construir un hospital digno”.

 

Robespierre Moreno: “Apenas tiene 80 camas pero se requieren 300”

 

A su vez, el maestro Robespierre Moreno Benicio, secretario general del SUSPEG Sección 17, precisó que el ISSSTE en Acapulco apenas tiene  80 camas cuando se requieren al menos de 300.

Ante los reporteros y los derechohabientes que estaban realizando diversos trámites, Moreno aseveró que es público y notorio el hartazgo de familiares de pacientes que tienen que esperar hasta seis meses para consulta o el especialista, y cuando llega el día, no atiende el especialista sino un médico internista.

Por su parte, Gerardo García Lozano, anunció la creación de la Comisión Intersindical, Asociaciones Civiles y derechohabientes de ISSSTE, que tiene como objetivo presentar un pliego petitorio orientado a la construcción del necesario hospital del tercer nivel.

Incluso, en la exposición de motivos, ironizaron que los gobiernos estatal y federal llevan tres años buscando la primera piedra y no la encuentran.

 

COMPARTIR