La presidenta municipal Adela Román Ocampo y el gobernador Héctor Astudillo Flores acordaron, en reunión virtual con funcionarios e integrantes del sector turístico, aplicar rigurosamente las medidas sanitarias de los protocolos establecidos en la primera fase de reapertura, para evitar más contagios de COVID-19 en Acapulco.

 

La alcaldesa exhortó a la participación de todos los acapulqueños especialmente a los prestadores de servicios, para que no haya un retroceso al semáforo rojo tras el avance a la fase naranja que se logró gracias al trabajo de coordinación de los tres órdenes de Gobierno y la participación de grupos organizados de la sociedad, para mitigar efectos y contener el avance de la pandemia.

 

Román Ocampo fue enfática en advertir que si los prestadores de servicios no participan y acatan las medidas establecidas como el retiro de mobiliario y evitar la venta de alimentos en las playas, la administración municipal será enérgica en la aplicación de los protocolos.

 

El comportamiento de los prestadores de servicios será fundamental para que no se tomen medidas drásticas como el cierre de playas ante vicios que se vienen arrastrando de hace muchos años, y así evitar regresar a la fase roja del semáforo epidemiológico, comentó la alcaldesa.

 

“Entiendo la necesidad de mucha gente que requiere llevar el pan a sus hogares y la preocupación de empresarios que hicieron inversiones, pero necesitamos de la voluntad de todas y todos los que residimos en Acapulco, contrariamente actuaremos de manera enérgica para que acaten los acuerdos”, advirtió Román Ocampo.

 

Durante la reunión se evaluó la instalación de 60 filtros sanitarios en playas y la ocupación promedio general de 13 por ciento durante el primer fin de semana tras la reapertura que tuvo lugar el 2 de julio, con el 30 por ciento de aforo en la capacidad de hoteles y restaurantes.

 

Para fortalecer las acciones y concientizar a prestadores de servicios, residentes y turistas, se distribuirán folletos y se colocarán más lonas informativas en la franja turística colindante con los balnearios naturales, para recordar que no pueden ingresar grupos mayores a tres personas, tampoco deben llevar mascotas, ingerir alimentos, bebidas alcohólicas ni fumar en las playas.

COMPARTIR