Agencias

En medio de danzas, ofrendas e incienso de copal para purificar el alma, cientos de guerrerenses vestidos de blanco se cargaron de energía al recibir los primeros rayos del sol en el equinoccio de primavera 2018, en la zona arqueológica de Tehuacalco.

Desde muy temprano, las familias, provenientes de varios municipios del estado empezaron a llegar a la zona arqueológica para ocupar un espacio y poder participar en el ritual para despedir al invierno y recibir la primavera. En el patio central de la zona arqueológica de Tehuacalco, fue colocada una ofrenda en círculos de pétalos de rosa, cempasúchil y frutas y en medio de cuatro figuras que representa los elementos de la vida e incienso de copal se realizó la ceremonia de equinoccio de primavera.

Se informó que esta ofrenda se ofrece a la agricultura y para despedir al invierno y anunciar la llegada de la primavera, que representa el cambio.

“La ofrenda está compuesta de cuatro elementos, entre ellos cuatro figuras que representan la vida que es la madre tierra Tonantzin, también a un guerrero jaguar así como la flora y la fauna”, precisó el conocido comerciante capitalino Kena.

Dijo que con la bienvenida al equinoccio de primavera, acompañado de incienso de copal, que ayuda a armonizar el lugar y la gente desecha las malas vibras y se recarga nuevamente para equilibrar sus energías. En la ofrenda a la agricultura también fue colocada una piel de víbora, que representa el camino para recibir los primeros rayos de sol.

En la ceremonia, al ritmo del tambor, la gente danzó, gritó, se abrazó y, con la mano derecha arriba y la otra colocada en el corazón, recibió los primeros rayos del sol que anuncia la entrada de la primavera.

Silvia Salazar Espíritu, originaria de Tixtla, quien arribó a la zona arqueológica con el club de la tercera edad de Chilpancingo, dijo que nunca había visto el sol de varios colores. Para ella fue una experiencia maravillosa al sentir el calor de sus primeros rayos y ahora siente ganas de brincar, cantar y de salir adelante, dice.

La llegada de la primavera y recibir los primeros rayos de sol  y recibir al  equinoccio  también realizaron su danza para algunas familias, luego de participar en el ritual de la llegada de primavera aprovecharon para realizarse limpias con inciensos de copal y hierba de albahaca para limpiar su aurea y cargarse de energía y equilibrio.

Después de la ceremonia de equinoccio de primavera, los asistentes se quedaron a realizar un recorrido por la zona arqueológica, así como a convivir en familia.

COMPARTIR