Los guatemaltecos votan para elegir al sucesor del presidente Jimmy Morales, en un balotaje en el que el conservador Alejandro Giammattei llega como favorito para gobernar el país, golpeado por la inseguridad y corrupción.

Los guatemaltecos acuden este día a las urnas para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que enfrentaban a la ex primera dama Sandra Torres con el conservador Alejandro Giammattei en una nación castigada por la pobreza, el desempleo y la migración.

Giammattei, que se presenta por cuarta ocasión al puesto, era el favorito en el sondeo CID-Gallup, que estimaba un apoyo de 39.5 por ciento para él y del 32.4 por ciento para Torres. La encuestadora entrevistó a 1.216 personas entre el 29 de julio y el 5 de agosto y daba un margen de error de 2,8 puntos. Giammattei representa al partido conservador Vamos, se ha ganado una reputación de ser duro con el crimen y quiere reintroducir la pena de muerte. El médico de 63 años, que utiliza muletas para caminar porque padece de esclerosis múltiple, se opone férreamente al matrimonio homosexual y al aborto, y defiende los valores tradicionales.

Torres estuvo casada _antes de divorciarse_ con el ex presidente Álvaro Colom (2008-2012), pero tiene una carrera propia como empresaria, en la que dirigió una compañía textil y de moda. Su campaña se ha centrado en prometer mejoras en la educación, la sanidad y la economía. También ha propuesto un plan anticorrupción, pero su partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNES) ha sufrido un golpe porque algunos de sus candidatos a alcaldes han sido acusados de recibir contribuciones de narcotraficantes a sus campañas. Los centros de votación abrieron a las 7 de la mañana cerrarán a las 6 de la tarde. Se esperan resultados preliminares para la noche del domingo. Hay unos 8 millones de votantes registrados en el país, pero es un desafío que la participación supere el 50 por ciento. Rogelio Estrada, de 45 años y padre de dos hijos, fue uno de los primeros guatemaltecos en votar en un centro de votación ubicado al este de la capital. Estrada dijo que espera que el proceso electoral se desarrolle sin hechos de violencia y que cualquiera de los candidatos que resulte electo se enfoque en combatir la corrupción y solucione los problemas que generan la migración.

COMPARTIR